Todos los Hombes del Presidente

Hay novelas que necesitan incorporar mapas y árboles genealógicos para que el lector pueda entender algo de la trama. Pues esta película es el perfecto ejemplo de que esas prácticas no deberían quedarse en la literatura (¿?) de espada y brujería y dar el salto al cine. Cuando todos los personajes escupen 12 nombres por minuto, de subsecretarios, consejeros, delegados y comisionados de la Casa Blanca y aledaños, la sensación es cuanto menos confusa:

-Oh dios mío, el Sr. Coleman no habrá trabajado para…

-Si, para Jeff Perkins

-Ese es el secretario del jefe de la Biblioteca del Senado!

-Sí… Necesitamos hablar con la sra. Dreyfood para que nos lo confirme; ella conocía al cuñado del primo de Perkins

-Oh dios! El cuñado del primo de Perkins, es Bob Jones, un comisionado para la reelección del senador Martin!

-Todo encaja!

Total, que no te enteras de nada. Pero ver desfilar a Dustin Hoffman y a Robert Redford por Washington, siempre corriendo y hablando con excitación de la próxima fuente gubernamental que les dará la próxima pista para llegar al scoop que todos conocemos (que Nixon era un choricete) tiene un encanto que te cagas, aunque sólo intuyas de que va la película.

Además quiero ser un reportero tan culto, dinámico y con una vida sexual tan poco ajetreada como la de estos dos; así que desde que ví “Los Edukadores” (aún rezo para que el karma me dé la oportunidad de meterme en una pelea por defender a un mendigo) ninguna otra película había dejado tanta huella en mi floja e impresionable personalidad.

publicado por Raccord el 9 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.