Deseo, Peligro es una película que peca de pretenciosa y grandilocuente, y que a pesar de su promoción, no es más que una historia vulgar, carente de pasión y emoción alguna.

★★☆☆☆ Mediocre

Deseo, Peligro

Ang Lee es un cineasta que puede considerarse la antítesis del encasillamiento, ya que cada una de sus películas es totalmente diferente a la anterior. Es capaz de hacer un drama romántico de época, un film de acción y artes marciales, la adaptación cinematográfica de un popular comic o la historia de amor de dos hombres en la América profunda.

Con Deseo, Peligro, Ang Lee se acerca al cine negro por antonomasia, pero el entorno de espías y de guerra es sólo un marco para que el cineasta taiwanés cuente la historia de la pasión que surge entre una espía aficionada y su supuesta víctima. De entrada, a Deseo, Peligro le sobran, siendo generosos, al menos tres cuartos de hora, ya que su excesivo metraje supone un lastre del que la historia nunca se recupera. La primera mitad de la película, cuya única razón de ser es la de presentar a los personajes y mostrar el entorno de una China ocupada por las tropas japonesas durante la Segunda Guerra Mundial, como presentación resulta excesivamente larga. Ang Lee se recrea con gran parsimonia en elementos totalmente ajenos a la trama, como todas y cada una de las partidas al mahjong. Sin embargo, esta primera parte resulta más convincente e intensa que la segunda, que teóricamente debía ser la que más emociones despertara en el espectador, ya que en ella se encuentra el grueso de la historia. Por desgracia, el núcleo emocional resulta ser una historia que recuerda a algo ya visto en muchas ocasiones (sin ir más lejos, en este mismo año, a El Libro Negro), previsible y que no ofrece nada nuevo. Bueno, sí, los tan promocionados encuentros sexuales entre la pareja protagonista (cuyas interpretaciones son lo mejor de la película), pero que sinceramente resultan gratuitos ya que no aportan peso específico al desarrollo de la trama.

Deseo, Peligro es una película que peca de pretenciosa y grandilocuente, y que a pesar de su promoción, no es más que una historia vulgar, carente de pasión y emoción alguna y totalmente previsible. Y si eso fuera poco, su duración termina por exasperar a cualquiera.

     

  

Lo mejor: Tang Wei y Tony Leung
Lo peor: Le sobran al menos 45 minutos
publicado por Francisco Bellón el 13 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.