Estimable película de Ang Lee, que une trhiller y erotismo en medio de una atractiva y asfixiante historia de amor peculiar.

★★★☆☆ Buena

Deseo, Peligro

Buena película de Ang Lee, que vuelve a demostrar su heterodoxia en los géneros, cambiando de uno a otro según le guste la historia que desee narrar en imágenes.
En esta ocasión consigue un buen producto gracias a un medido y estudiado guión, fruto de Eileen Chang y del James Schamus.

La historia, excelentemente manufacturada desde el punto de vista formal, con una perfecta ambientación gracias a una encomiable y nada fácil tarea de maquillaje, vestuario, peluquería, una envolvente banda sonora a cargo de Alexandre Desplat y dirección artística, tanto en interiores como en exteriores, tiene un sabor clásico y a la vez moderno. Clásico en cuanto al modus narrativo, tomándose su tiempo en mostrar a los diversos personajes y a su evolución psicológica a través del tiempo transcurrido y moderno en cuanto a las tórridas escenas de sexo, sorprendentes en una cinematografía asiática convencional.

Todo esto lleva a un metraje que pudiera tildarse de excesivo, no en vano dura algo más de dos horas y media. Pero hay que decir que no cansa en absoluto y el interés no sólo no decae a lo largo del metraje sino que va en aumento. Pero sí es cierto que la parte final se alarga un poquillo más de lo debido, pero tampoco demasiado.

Las interpretaciones tienen una importancia vital en este más que estimable film que, recordemos, ganó el León de Oro en la última Venice. Tanto Tony Leung, tan introvertido como solemos verle y Wei Tang, en un papel que sin duda se las trae, muy exigente en todos los aspectos.

Sin duda alguna, "Deseo, peligro" no es la obra maestra que alguno/as dicen por ahí, pero sí es una obra importante, que merece completamente la pena y que tiene excelentes escenas, difíciles de olvidar, como la del piso franco, con Hsiao, el antiguo amigo del jefe del comando, por así decirlo. Escena que tampoco es original pues bebe mucho de la más recordada de "Cortina Rasgada", del maestro Hitchock.

"Deseo, peligro", un estimable trhiller con jugosas escenas de sexo, que quizás al final resulte decepcionante para algunos espectadores y digan al final del mismo que "pues vaya, tanto para eso". Y es que dicho final es el más realista posible, pero no del gusto de la mayoría, probablemente.

Lo mejor: La escena del piso franco, la del diamante.
Lo peor: Su parte final quizás la alarga algo más de lo necesario.
publicado por Iñaki Bilbao el 24 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.