Una buena película de terror sanguinario puro y duro, con una Béatrice Dalle realmente desequilibrada e implacable encarnando a la mala malísima y con indudables tintes de película de culto que bien merece la pena destacar.

★★★☆☆ Buena

À lintérieur

Mucha expectación para este sangriento thriller francés que ya cosechó buenas críticas en el pasado Festival de Cannes.

Lo que comienza como un thriller se destapa a la media hora como una brutal orgía gore que juega a batir records en piruetas mortales, doble salto con tirabuzón y triple amputación con derrame de tripa. La trama del thriller es bastante boba y predecible, pero uno se da cuenta enseguida de que la intención de la película va en realidad de otra cosa y tampoco importa demasiado. No importa porque las escenas sangrientas están fantásticamente ejecutadas y van en un ritmo y un increscendo realista en do mayor verdaderamente terrorífico y porque además están rodadas con un talento admirable. Los efectos de maquillaje son magníficos y la música machacona consigue helarnos la sangre.

La fotografía es bastante interesante pero llama la atención un detalle imperdonable: la utilización de humo artificial para crear ambiente dentro de la casa está horriblemente conseguido y da más bien la sensación de que va a aparecer por detrás de la cortina de un momento a otro el abuelo de la protagonista fumandose un puro. Lo cierto es que parece que hay un incendio en la casa durante gran parte del metraje sin haberlo y esto si que es como para fusilar al director de fotografía sin piedad alguna e incluirlo en el metraje. Aún a pesar de este problema y de que el carrusel de exageraciones sádicas del final se va totalmente de madre, la película deja de tomarse un poco en serio a si misma y gracias a esto la película se deja disfrutar plenamente como mero entretenimiento de terror, aunque a veces sea con las manos tapándonos un poco los ojos por las escenas enfermizas y brutales o tapándonos la boca por la risa nerviosa.

En definitiva, una buena película de terror sanguinario puro y duro, con una Béatrice Dalle realmente desequilibrada e implacable encarnando a la mala malísima y con indudables tintes de película de culto que bien merece la pena destacar.

Lo mejor: El polvazo agarrado a los barrotes.
Lo peor: La falta de originalidad.
publicado por Iván Sainz Pardo el 24 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.