James Wan vuelve a remover estómagos y conciencias con su último film.

★★☆☆☆ Mediocre

Sentencia de muerte

La última película de James Wan, director de "Saw" vuelve a cumplir los postulados del grupo que la revista Total Film ha dado en denominar "Slat Pack". Si has visto "Saw" sabes a qué tendencia me estoy refiriendo: películas extremadamente violentas en las que ponen a prueba el estómago del espectador con actos agresivos explícitos. Muchas de ellas poseen un marcado caracter terrorífico.

Personalmente la violencia no me atrae, pero me dejé seducir por el argumento del film: un padre cualquiera de esa loca sociedad americana tiene la mala suerte de estar con su hijo en el lugar equivocado, en el momento equivocado y ve cómo su retoño muere a manos de unos atracadores. Fruto del azar queda atrapado en una inmensa telaraña de violencia y el descenso a los infiernos le hacen enfrentarse con su propia naturaleza. Cada vez más animal, cada vez más parecido a los asesinos de su hijo, presenciamos el brutal "ojo por ojo y diente por diente" entre él y el violento grupo de asesinos, hasta que sólo puede quedar uno.

Para narrar esta trepidante historia Wan opta por la cámara en mano en la mayor parte de las tomas. Ian Jeffers firma el guión, basado en la novela de Brian Garfield, echando mano de una imaginación desbordante para que cada asesinato sea más grotesco que el anterior.

Kevin Bacon tiene algún momento memorable desde el punto de vista interpretativo, como cuando se despide de su hijo pequeño. No obstante, cuando se convierte en "Terminator" el espectador tiene que hacer un notable esfuerzo imaginativo por creérsele en esas circunstancias y protagonizando esas acciones.

Gustará a los amantes de la acción, las armas y las imágenes un poco gores. Si eres de los que te mareas con la sangre, mejor abstente de verla.
publicado por Luna el 26 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.