Posiblemente el mejor producto del cine español del año y lo más parecido a una superproducción que se puede rodar hoy por hoy en España. El problema es que la historia está muy vista y resulta bastante predecible.

★★★☆☆ Buena

El Orfanato

Estrenada hace ya dos meses y convertida casi al momento en el gran éxito del cine español de 2007, va siendo hora de que comente aquí mi parecer sobre una película que tardé en ver por falta de tiempo y he tardado en comentar por falta de entusiasmo.

El orfanato” es, quiero dejarlo claro, posiblemente el mejor producto del cine español del año. Un tipo de cine comercial que deberíamos hacer más en nuestro país: bien dirigida por Juan Antonio Bayona (al que le auguro un estupendo futuro), con una cámara más activa de lo habitual en nuestro cine, un sonido estupendo, una dirección artística eficaz, una buena banda sonora, buenas actuaciones y algunos momentos realmente inquietantes, que consigue mantener el interés del espectador durante toda la proyección.

Dicho de otro modo, la cinta es lo más parecido a una superproducción que se puede rodar hoy por hoy en España. De hecho, no tiene nada que envidiarle a las superproducciones estadounidenses que revientan taquillas por todo el mundo. Cada euro invertido en la realización de la película se ve en pantalla y eso demuestra, repito, el gran nivel de producción del film.

El problema, para mí, es otro. El problema es que la historia está muy vista y resulta bastante predecible. Se han hecho ya tantas películas de terror sobrenatural en la historia del cine y tantas y tantas en los últimos años que no hay ya, apenas, lugar para la sorpresa. Por eso cuando llegan los momentos finales, estupendamente dirigidos por otra parte, uno no puede evitar una cierta decepción.

Por ejemplo, y sin salirse del cine español, tengo que decir que le he encontrado más de un parecido con “La habitación del niño“, el episodio dirigido por Alex de la Iglesia para la serie de tv-movies “Películas para no dormir”.

Por ello, quien termina por hacerse dueña de la función y demostrar de una vez por todas que es una buena actriz a la que hay que tomarse muy en serio es Belen Rueda, capaz de sufrir en pantalla como pocos y merecedora de todas las alabanzas que ha recibido y que podrían ser extensibles, en menor medida por tener menos peso en el resultado final, a casi todos sus compañeros de reparto.

En definitiva, una película que está bien, un producto perfectamente rematado pero que no ofrece nada especialmente novedoso y que, en mi opinión y pese a lo que dicen muchos, no es lo mejor del cine español de este año.

Valoración final: 6,5 sobre 10.

publicado por Jeremy Fox el 3 enero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.