Con permiso de Jason Bourne y la ciudad de Tánger, la mejor secuencia de acción de 2007, un chute de adrenalina y un poco de ligereza moral. Justo lo que necesitamos. Sigue sin fecha de estreno en este, nuestro país. En Usa se estrenó en verano…

★★★★★ Excelente

Sentencia de muerte

 ¿Quién me iba a decir que con todo lo que vomité sobre Dead Silence y su director iba a empezar el año diciendo qué su última peli roza la genialidad? Hace un par de temporadas nuestro mentor Tarantino coló una frase suya en la promoción de la trepidante Running Scared que rezaba: Nunca estarás preparado para una película como esta.

Ahora soy yo el que se apropia de la frase para recomendaros Death Sentence: la peli comercial más bruta vista en mucho tiempo. La prueba del crimen era macarra, Death Sentence es bruta. Teniendo en cuenta que la trama no es la típica historia de venganza cuando en realidad podría ser la madre de las películas de venganzas del nuevo milenio no entraré en detalles de la trama (tramáticos) ya que si te mantienes alejado de cualquier trailer puede incluso llegar a sorprender en varios puntos, en serio.

Lo primero es deciros que la mejor secuencia de 2007 (ahí ahí con Tánger) está entre los minutos 42 y 51 de película, una secuencia a la que llamaré persecución y parking. Bien, solo podremos aplaudir al bastardo que nos brindó Saw por planificar y ejecutar con un brío por el que el De Palma de hace un par de décadas habría dado su mano buena: en un falso plano secuencia (lo de falso es lo de menos, insisto en que si no es la mejor secuencia de acción rodada el año pasado poco le falta) situado en un parking la acción se sucede a un ritmo frenético en el que el espectador entra de cabeza y donde aquel que tenga problemas de corazón lo va a pasar fatal, que esto es cine de ese que dicen que se hace ahora que el cine de verdad está muerto y donde las influencias van desde Siegel hasta Stranglehold, ¿se me entiende?
Más cositas.

El personaje de John Goodman parece salido de un guión de los 90 de esos que QT escribía para Oliver Stone o Tony Scott (o para el que los quisiera comprar) y da un respiro (falso) en una trama que es un chute de adrenalina tan políticamente incorrecto como quizás extremadamente melodramático de sobremesa: la parte familiar es tan terribe y tan dura que por momentos no sabes si estás viendo una de Bronson o una de esas que hace ahora Rob Lowe y que van de familias, leucemias y/o navidades.

Por supuesto, se le puede echar en cara la ambigüedad general y el síndrome Pilatos, pero sigo pensando que a nosotros no nos gustaría tanto el cine de no ser por la bendita incorrección política perdida hace décadas y que con cuentagotas se deja ver hoy en día en películas tan hijaputas como Death Sentence, que sigue sin tener fecha de estreno en España (Vigalounge, no estás solo)

No importa, el dvd está en camino y de paso termino con un par de preguntas: ¿Quién es el genio que decide cambiar el 75% de las carátulas/carteles cuándo aparecen en el sector doméstico?
¿Por qué en Sitges no programaron Death Sentence en lugar de Dead Silence y así, probablemente, se habrían cambiado los pitos por algún aplauso entregado?
Lo mejor: La garra, el nervio, los planos, las cámaras, Kevin Bacon y John Goodman.
Lo peor: Quizás la parte dramática del film, no apta para madres sensibles y padres con problemas de corazón.
publicado por Kiko de España el 6 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.