El guión como medio y objetivo. Se echa de menos el atrevimiento de Reitman en ese aspecto, pero la película consigue entretener y mirar a los ojos a un público cansado de comedias insulsas con espíritu infantil.

★★★☆☆ Buena

Juno

Jason Reitman debutaba hace dos años con su ópera prima Thank you for smoking de la que también había escrito el guión. Se trataba de una comedia con un guión incisivo que retrataba con ironía la hipocresía de la sociedad americana actual. Sundance le reconoció por su trabajo y se llevó varios galardones en diferentes festivales internacionales. Con su nueva película, Juno, Reitman parece decidido a repetir carrera y esquema: de nuevo una comedia, de nuevo un guión que más allá de ser el esqueleto de la película es también su medio y objetivo, de nuevo echa mano del humor directo y cínico, y de nuevo esa crítica (algo más ligera que en Thank you for smoking) a la sociedad americana. En resumidas cuentas, el director parece encauzar su carrera a un estilo de película que le funciona y la cual no sólo se le da bien sino que le asegura el éxito en festivales independientes tanto desde el punto de vista de los jurados (Sundance) como del popular (Gijón).

Juno no es la joven adolescente media estadounidense. Juno es madura, cínica, irónica y tiene una concepción del mundo muy diferente al resto de sus compañeros: partiendo de sus referencias culturales (musicales, cinéfilas y literarias), pasando por el tipo de chico que le gusta y acabando con la relación familiar que tiene con su madrastra y su padre. Juno, la película y la protagonista, parecen llegar a las pantallas con la sana intención de remover todo lo establecido, romper moldes y estereotipos para demostrar que lo diferente también existe y que, además, es mucho mejor que lo habitual. Esta diferenciación la provoca el inteligente trabajo de la guionista Diablo Cody (contratada ya por Spielberg para firmar su próximo proyecto televisivo) quien sabe plasmar en su personaje ese punto de vista outsider de quien no ha llevado una vida prototípica. Sus diálogos, ácidos e inteligentes, son el gran punto de partida de la película, y están apoyados por la excelente interpretación de Ellen Page, quien ya demostró con Hard Candy que su talento es proporcionalmente inverso a su edad.

Si bien Juno parte de una buena base de guión y de una interpretación que le da la vez, la dirección de Reitman se torna invisible en ese “querer demostrar” que lo diferente es de gran valía. Todo lo ingenioso del guión subyace en la película porque la dirección se lo permite al cederle todo el protagonismo y optar por una construcción de la película a través de la dirección invisible. Algo que, si bien se puede mirar como un reconocimiento del director al guión (al más puro estilo Hawks) también se puede entender como una incapacidad directiva de darle a ese guión una forma que también fuera acorde con el espíritu de la película. Se echa de menos el atrevimiento de Reitman en ese aspecto, pero la película consigue entretener y mirar a los ojos a un público cansado de comedias insulsas con espíritu infantil.
Lo mejor: Su brillante guión y la interpretación de Ellen Page.
Lo peor: Que Reitman no se haya subido al carro del riesgo.
publicado por Monica Jordán el 13 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.