Los Crímenes de Oxford, no dejando de ser una película más que correcta, es bastante aséptica ya que ni posee la fuerza ni el gancho que se podría presuponer de una obra de Álex de la Iglesia.

★★★☆☆ Buena

Los Crímenes de Oxford

El cine español ha comenzado este 2008 con bastante fuerza, al menos en teoría, y es que al estreno de la nueva película de un cineasta de la talla de Mario Camus se une ahora la de Los Crímenes de Oxford, el nuevo trabajo de otro gran director de nuestra filmografía (literal y metafóricamente).

Álex de la Iglesia le dio un impulso vital al cine de terror y misterio, o lo que hoy se abarca con la simple denominación de cine “de género”, en nuestro país. Fueran mejores o peores sus películas, en ellas siempre se podía reconocer el estilo del cineasta bilbaíno, que siempre le daba a sus trabajos un divertidísimo toque de comedia negra. Por estas razones, y por la mala cosecha cinematográfica de 2007, Los Crímenes de Oxford se esperaba como agua de mayo, pero lo cierto es que tras verla, la palabra más apropiada para describirla es decepcionante. La historia resulta de lo más grandilocuente y vacía a la vez, y aunque es cierto que mantiene el interés, no es de las que te dejan pegado a la butaca conteniendo el aliento. El guión se embarulla con tantas series lógicas y disquisiciones filosóficas, y sin pretenderlo, distrae la atención del verdadero meollo del asunto, cuya conclusión, metida con calzador, no convence en absoluto. Los personajes son bastante planos, y algunos de ellos llegan a resultar ridículos, o son meros floreros, como la Lorna de una perdida Leonor Watling que ni está ni se la espera. No se reconoce el estilo de Álex de la Iglesia salvo en momentos puntuales, como una de las discusiones entre Anna Massey y Julie Cox.

Los Crímenes de Oxford, no dejando de ser una película más que correcta, es bastante aséptica ya que ni posee la fuerza ni el gancho que se podría presuponer de una obra de Álex de la Iglesia. Y es que con tantas teorías filosóficas y matemáticas es imposible crear el clima idóneo que pide a gritos una buena historia de misterio.

     

  

Lo mejor: John Hurt.
Lo peor: La ausencia absoluta del estilo propio de Álex de la Iglesia.
publicado por Francisco Bellón el 17 enero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.