Mucho dinero invertido bien pero poco rendimiento y originalidad. Es decir, muy autocomplaciente y por ello algo decepcionante. Hubiera puesto una estrellita más si no hubiese tenido el lastre de tener a un excelente director algo desaprovechado.

★★★☆☆ Buena

Los Crímenes de Oxford

Arthur Seldom es un brillante y arisco catedrático británico especializado en matemáticas, Martin es un joven estudiante americano que viaja hasta Oxford para intentar convencerle de que dirija su tesis. Cuando lo da todo por perdido un misterioso crimen les envuelve en lo que parece un asesinato en serie en la tranquila ciudad universitaria. Parece ser que casi todos son sospechosos por lo que trabajar juntos para resolver el misterio es su única solución.

Estoy un poco decepcionada. Reconozco que a pesar de que muchas películas de Alex de la Iglesia no me gustan en exceso su manera de hacer cine me parece loable. Por eso cuando he visto Los Crímenes de Oxford me he encontrado con una cierta crispación al no poder ver ningún momento de brillantez en su forma de filmar, ningún giro suyo, ningún guió a sus cintas anteriores, ninguna iconografía reconocible…

Muchos directores reconocen que hacer historias que no son suyas les hace comportarse de otra forma a la hora de filmar cosa que claramente se puede aplicar a esta cinta. No quiero decir que la película no sea buena, que lo es. El problema, aunque detesta que se lo digan es que efectivamente se parece más a El Código DaVinci que a un buen thriller.

Un par de intentos de cine inusual asoman justo al principio del metraje como el plano secuencia que lleva a todos los personajes que acabaran siendo los sospechosos habituales de la cinta justo antes del descubrimiento del primer cuerpo, algo que pretendía ser brillante pero que en realidad es más un alarde técnico que una necesidad narrativa. Algo que definirá el resultado final: mucho dinero invertido bien pero poco rendimiento y originalidad. Es decir, muy autocomplaciente y por ello algo decepcionante.

Tiene buen ritmo, un guión decente (aunque no para tirar cohetes) y unos protagonistas que funcionan mejor por separado que en conjunto. Brillante John Hurt (muy gracioso el punto V de Vendetta), un poco soso Elijah Wood y una pareja bastante inusual en Leonor Watling que pese a estar correcta y sensual no consigue crear ni un ápice de química con su partenaire cinematográfico.

Hubiera puesto una estrellita más si no hubiese tenido el lastre de tener a un excelente director algo desaprovechado.

Lo mejor: Correcta, efectista y funcional.
Lo peor: Muy acomodada y poco original, sobre todo viniendo del orgullo patrio de Alex de la Iglesia.
publicado por Ana Belén Pacheco el 20 enero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.