Una buena película, que te mantiene conectado a ella de principio a fin, con grandes actores y un gran manejo de la cámara por parte del director, me ha sorprendido en ese aspecto. Y ya está, algo más solo haría que os destripara la película.

★★★★☆ Muy Buena

Los Crímenes de Oxford

Vuelve Álex de la Iglesia, uno de nuestros mejores directores, para dar una clase y no de matemáticas, si no de como hacer buen cine y, sobretodo, lo que le sale de las pelotas. Mucho he leído acerca de que no es su estilo, o que ha perdido su sello, parece como si un director tuviera la obligación de seguir exclusivamente en un solo estilo y caer así en lo rutinario. Pero Álex es lo suficientemente espabilado como para ofrecernos en cada una de sus películas un punto diferente de vista, en los que a veces acierta, y a veces no. Un gran acierto, para empezar, es incluir a dos de los grandes como John Hurt y Elijah Wood. Y otro gran acierto, sin duda, es incluir a otros dos grandes, los pechos de Leonor, por si se nos olvidaba que estamos ante una película española.

De la historia voy a hablar poquito que al final acabo metiendo la pata y os cuento algo que no debiera. Martin (Elijah Wood), un estudiante americano, llega a Oxford con la intención de que Arthur Seldom (John Hurt), un famoso profesor de lógica, dirija su tesis doctoral. Los dos se verán envueltos en una serie de crímenes que tendrán que resolver mediante la lógica, la filosofía y las propias matemáticas.

Estamos ante una buena película de intriga, con pequeños altibajos, pero que mantiene enganchado al espectador de principio a fin. Y no es para menos, pues el comienzo es digno de elogio, y es dónde se ve la maestría que tiene de la Iglesia con la cámara con un increíble plano secuencia que desvela el primer crimen. Tras esto, bien es cierto que hay mucho diálogo y puede resultar bastante cargante, aunque los protagonistas se desenvuelven bien en sus papeles. En realidad es como ver un episodio de House, no sabes que diablos están diciendo cuando intentan saber que enfermedad tiene el paciente, pero te mantienen enganchado.

Pero por si el espectador se dormía, Álex, una vez más, ha sido listo y se ha dicho: parece que hay mucho diálogo por aquí… pues pongo tetas por acá, y un trasero por allá y listo. Y la encargada de brindarnos tales imágenes no es otra que Leonor Watling. No había visto los ojos de Elijah Wood tan abiertos desde que tenía el anillo en su poder. Respecto al papel de Leonor (Lorna) poco cabe destacar aparte de las escenas citadas. No porque lo haga mal, todo lo contrario, sino porque apenas aparece a lo largo del film, salvo en esas benditas escenas.

No puedo olvidar la banda sonora a cargo de Roque Baños, que es excepcional, con todas las palabras. Un auténtico lujo. En fin, resumiendo, para los que no se quieran leer todo el rollaco que suelto: Una buena película, que te mantiene conectado a ella de principio a fin, con grandes actores y un gran manejo de la cámara por parte del director, me ha sorprendido en ese aspecto. Y ya está, comentar algo más solo haría que os destripara la película. Lo último que voy a decir es que en cuanto terminó la película me entraron unas ganas locas de comer espaguetis.
publicado por Jesús Malpartida el 21 enero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.