Puede que algo de esto le suceda a Brokeback Mountain gracias al fallecimiento, a una edad temprana -a esa que convierten en mitos a los actores- de uno de sus protagonistas, Heath Ledger.

★★☆☆☆ Mediocre

Brokeback mountain

Que las películas tienen vida propia es algo que no deja de sorprenderme. Una cinta, una vez estrenada, no para de evolucionar -y no me refiero a los sucesivos director’s cut que tanto hartan-. Se encuentran sujetas al tiempo (algunas envejecen mal, otras ganan con el transcurrir de los años); vuelven a la actualidad si acaece algun hecho notable relacionado con alguien del equipo. Por ese motivo hasta se vuelven legendarias y suben inesperadamente su caché.

Puede que algo de esto le suceda a Brokeback Mountain gracias al fallecimiento, a una edad temprana -a esa que convierten en mitos a los actores- de uno de sus protagonistas, Heath Ledger. Mientras se produce la metamorfosis yo sigo opinando lo mismo que hace dos años:

"El film de Ang Lee, autor de obras como Sentido y Sensibilidad,Tigre y Dragón o la excelente La tormenta de hielo, partía como favorito en todas las quinielas para los oscar del 2005. Sinceramente, aún no me explico como tenía tantas nominaciones. Y es que la película de Ang Lee no merecía más que un leve aplauso. ¿Por qué? Pues entre otras razones por el oportunismo comercial de director y productores que veían un filón en el tema que trata (tema que por otro lado ha sido reflejado en multitud de cintas europeas y americanas independientes sin tanto bombo).

Si nos abstraemos de la temática homosexual y nos centramos en la historia de amor entre dos personas, que creo que es lo que deberíamos hacer, entonces nos daremos cuenta de que se trata de una historia simplona, con un par de escenas especialmente emotivas, distribuidas estratégicamente a lo largo de una trama que podría haberse contado en media hora. No en vano se trata de la adaptación de un relato corto -menos mal que el original no era "Guerra y Paz" porque entonces estaríamos hablando del record Guiness al film de mayor duración-. En vez de acomodar el metraje a la película, lo que Lee ha hecho es justo lo contrario, introducir de forma más que forzada escenas repetitivas y subtramas absurdas, para poder contar la historia en dos horas largas, larguísimas. Así podemos ver los encuentros entre los dos protagonistas, una y otra vez, sin añadir nada a lo ya contado; o nos presentan secuencias, sin ninguna continuación posterior, entre padres e hijos o entre maridos y mujeres. Ese es el motivo por el que los personajes secundarios se encuentran desdibujados, como si pertenecieran a otra película, en una sinrazón cinematográfica.



Por si eso no fuera poco, nuestro oscarizado director nos inunda de planos idénticos, como aquellos en los que los amantes agachan la cabeza, escondiendo su rostro con sus sombreros tejanos, o los paisajes bucólicos, que aunque funcionan bien los primeros veinte minutos, se vuelven "cansinos" el resto del tiempo y no añaden nada nuevo al drama al que asistimos. Todo lo contrario que sucede en una película del mismo género, que he revisado hace muy poco, y que se ha convertido en una de mis favoritas. Me refiero a Llega un jinete libre y salvaje (Comes a Horseman de Alan J. Pakula, 1978). Allí los paisajes y las escenas de los vaqueros junto al ganado complementan muy adecuadamente a la acción. Los cowboys persiguiendo a las reses entre los árboles de un intrincado bosque es de lo más hermoso que he visto en un western. Y es que la relación de amor entre los protagonistas (Jane Fonda, James Caan) era así de complicada. Mas le valdría a Lee haber visto ese largometraje y haber hecho algo parecido. Desgraciadamente no ha sido así."
publicado por Ethan el 24 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.