La idea de mostrar los efectos especiales a través de la cámara de un aficionado trasmite esa sensación de realidad que hace tiempo se ha perdido en el cine, acostumbrados ya como estamos a cualquier tipo de efecto digital.

★★★★☆ Muy Buena

Monstruoso

El experimento Cloverfield, consistente en narrar la destrucción de Nueva York a través de la cámara de un aficionado y bajo el punto de vista de unos jóvenes que estaban en plena fiesta se salda de manera muy gratificante. Después de tantos meses de bombardearnos con publicidad en internet, la película se había convertido en una de las más esperadas de la temporada, con todo lo que eso implica, pero esta vez si que se ha estado a la altura de tanta expectación.

Nos encontramos en una fiesta de despedida de Rob, que se va a trabajar a Japón al día siguiente. Este prologo de la acción, aunque puede llegar a hacerse algo largo, es totalmente necesario para conocer los personajes, sus relaciones y motivaciones, y poder desarrollar luego la historia una vez empezado el ataque. Una vez empieza la destrucción, la película avanza a ritmo frenético sin apenas pausa.

El mayor logro del film se encuentra precisamente en esta destrucción masiva, la idea de mostrar los efectos especiales a través de la cámara de un aficionado trasmite esa sensación de realidad que hace tiempo se ha perdido en el cine, acostumbrados ya como estamos a cualquier tipo de efecto digital, cada vez es mas difícil sorprendernos y hacernos sentir que lo que está pasando es real. Cloverfield consigue eso mismo sin tener que mostrarnos la destrucción al detalle, sino con movimientos de cámara bruscos y desenfocados, aunque también hay que decir que hay muchos más efectos, y muy buenos y efectivos, de los que en principio cabía esperar.

En cuanto al guión, uno prácticamente se ha resignado a aceptar que en toda película tenga que haber la típica historia de amor que mueve al personaje principal y que es el eje central del guión. Pero en este caso tampoco es que moleste demasiado y si algo se le puede recriminar es un final tan previsible como soso. 

Cloverfield es una gran película, te deja clavado a la butaca gracias a sus impactantes imágenes, y aunque nos explique la misma historia de sacrifico personal en busca del amor verdadero, al menos está contada de manera espectacular y consigue lograr que toda esa destrucción sea tomada muy en serio. Eso sí, ir preparados al cine porque la sensación de mareo durante todo el film no hay quien te la quite.

Lo mejor: La sensación de realidad en los efectos especiales.
Lo peor: La sensación de mareo que deja al salir de la sala.
publicado por Dragon negro el 2 febrero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.