Curiosa mezcla de película romántica, al estilo de «»chico encuentra chica, la pierde e intenta encontrar para hacer las paces y vivir felices»», y genuino cine de ciencia ficción/fantástico, escorado de pleno hacia el género de catástrofes.

★★★☆☆ Buena

Monstruoso

Curiosa mezcla de película romántica, al estilo de "chico encuentra chica, la pierde e  intenta encontrar para hacer las paces y vivir felices", y genuino cine de ciencia ficción/fantástico, escorado de pleno hacia el género de catástrofes.

Como idea no está nada mal. El famoso y francamente simpático productor televisivo J.J. Abrahams, se saca de la manga, no sin mucho riesgo por lo dudoso de la empresa, una cinta que tiene algo de original y está realizada de forma no habitual en este tipo de productos, aunque de un tiempo a esta parte sí que comienza a extenderse (véase la española "REC", bastante mejor, dicho sea de paso).

Sin embargo sucede, bueno, no sucede en líneas generales, sino que en lo que a mi respecta, la empresa se va tornando con el paso de los minutos, en algo repetitiva y cansina.

No dura mucho, menos de noventa minutos, pero sí que se hace algo larga, aunque nunca aburra ni se pierda el interés, al menos en cuanto a saber cómo diantres finalizará el tinglado.

Y es que, eso de verse todo a través de una cámara en mano, con continuos movimientos de cámara, que con el paso de los minutos se tornan algo mareantes, es un arma de doble filo. Por una parte concede una mayor pátina de credibilidad, de realismo, consiguiéndose, a veces, un halo documental que le otorga fuerza. Esto sucede, por ejemplo, al comienzo, con la escena de la cabeza de la Estatua de la Libertad cayendo de sopetón sobre las calles de Manhattan y las enormes polvaredas que se ocasionan y dejan las calles echas unos zorros por donde pululan malamente las atónicas gentes del lugar. Unas escenas conseguidas, que ponen los pelos de punta y hacen concebir buenas esperanzas.

Sin embargo, creo honestamente que poco  a poco va perdiendo fuerza según avanza el metraje. No se consigue mantener el interés de igual modo que al comienzo y la originalidad se vuelve convencionalismo.

El final, en contra de lo que quizás pudiera esperarse, sí que es distinto a lo que cabría esperarse en una peli de este tipo. No acaba de forma trillada, lo que en este caso no sé si es algo positivo o no. La verdad es que me da igual. No, he pasado el rato, de acuerdo, pero no me ha convencido.

Lo mejor, sin duda, la extraordinaria música de los títulos de crédito finales, con una orquestación potente, magnífica. Por cierto, ¿quién se quedó para escucharla?.

Lo mejor: Los primeros minutos de perplejidad y aturdimiento de las gentes de Manhattan.
Lo peor: Que va perdiendo fuerza poco a poco (en mi opinión, claro).
publicado por Iñaki Bilbao el 5 febrero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.