El director hace pasar a sus actores por un Port Aventura en Laos. Una auténtica tortura física y psicológica que impresiona al espectador.

★★★★☆ Muy Buena

Rescate al amanecer

Un amigo y yo hemos bautizado un grito de guerra tras ver esta película: “Werneeeeeeeeeeeer“. Y es que imaginamos que sería el grito que repetirían insistentemente los actores durante el rodaje. El director Werner Herzog hace pasar a Christian Bale, Steve Zahn y Jeremy Davies por un Port Aventura en Laos. Una auténtica tortura física y psicológica que impresiona al espectador.

Este modesto film llega con un argumento simple pero con un tratamiento y un realismo en sus imágenes tan impactante como sobrecogedor.

Bale es un piloto de guerra que cae en la selva de Laos durante la Guerra del Vietnam. Los vietcong le aprensan pero va a terminar en un campo de prisioneros donde encuentra otros soldados que llevan allí un tiempo. El piloto, con gran decisión, decide escapar e invierte su ingenio y empeño para salir de allí, incluso con los demás cautivos.

Aunque la película aparenta ser un telefilm, la calidad de la realización y la interpretación, así como el realismo de la ambientación, consiguen meternos en una película más del Vietnam con pocos elementos, sin demasiados helicópteros ni explosiones de napalm. No le hace falta. Es una historia pequeña en una gran guerra, y las historias pequeñas son las que marcan muchas diferencias.

Una delicada, pausada y emotiva música de Klaus Badelt acompaña a unas terribles imágenes de archivo de una selva arrasada por bombas. Ese contraste será la nota que marcará toda la película: la historia de cómo mantener la calma o inventársela cuando las cosas van desastrosamente mal pero también cómo resolver una situación insostenible. Y nadie mejor que Christian Bale para interpretar al piloto. Uno de los mejores actores de la escena actual.

Una de las grandes virtudes de la película es el empeño del director y el elenco por poner en situación al espectador a través de secuencias arriesgadas y caracterizaciones peligrosas al quedarse en los huesos, literalmente. Y para Bale ya van dos, contando la de El maquinista. Todo un esfuerzo digno de mención.

Aunque el argumento sea algo repetido en muchas películas de guerra, en ésta se consigue sufrir con los prisioneros y participar de sus planes y celebraciones en silencio. Una bonita lección de supervivencia y lucha por no caer en la locura.

Lo mejor: El buen pulso y realismo con el que está realizada.
Lo peor: En algunos momentos algo predecible.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 5 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.