No es País Para Viejos es cine con mayúsculas, la obra maestra de los hermanos Coen, un auténtico clásico moderno que pasará con toda justicia a la historia del cine.

★★★★★ Excelente

No es país para viejos

Para no pocas personas, los hermanos Coen estaban acabados, habían perdido su imaginación, su chispa. Y lo cierto es que sus dos últimos trabajos parecían apuntar en esa dirección, y es que hacía la friolera de casi siete años de su última gran película, la extraordinaria El Hombre que Nunca Estuvo Allí.

Pero la espera ha merecido la pena, y tanto Crueldad Intolerable como la imfumable The Ladykillers parecen ahora la obligada travesía por el desierto antes de llegar a esa tierra prometida titulada No es País Para Viejos- Decir que es la mejor obra de los hermanos Coen es quedarse corto, y aún los términos de obra maestra o clásico moderno se antojan pequeños. Se trata de un film de una extraordinaria intensidad, que te deja sin aliento, que te vapulea sin tregua hasta dejarte totalmente a su merced, y es entonces cuando por momentos olvidas que se trata de una película. Cuanto más avanza esa historia repleta de violencia cruda y descarnada, más va aumentado esa sensación de angustia y terror que crean magistralmente los Coen. Porque No es País Para Viejos llega a resultar verdaderamente terrorífica por la verosimilitud y credibilidad de sus personajes, y es que en cualquier instante esperas ver a ese Anton Chigurh fuera de la pantalla. Es sin duda, uno de los asesinos más escalofriantes que haya retratado jamás el cine, quizás el que más. Todos los adjetivos se quedan cortos para describir la soberbia interpretación, que ha pasado ya a los anales de la historia del cine, de un pletórico Javier Bardem. No son menos magistrales las interpretaciones de Josh Brolin, Tommy Lee Jones y Woody Harrelson.

No es País Para Viejos es cine con mayúsculas, la obra maestra de los hermanos Coen, un auténtico clásico moderno que pasará con toda justicia a la historia del cine. Cuando acaba, conviene quedarse al final de los títulos de crédito, no para ver ninguna sorpresa, sino para poder recuperar el aliento y que el corazón recupere su ritmo habitual.

        

     

  

Lo mejor: La intensidad de la película y el personaje de Anton Chigurh.
Lo peor: Que los Coen hayan tardado casi 7 años en volver a hacer una obra maestra.
publicado por Francisco Bellón el 7 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.