Os aseguro, bien aseguro, que saldréis del cine ilusionados, satisfechos y con la sensación de haber presenciado una película sencillamente preciosa, llena de personalidad y gracia.

★★★★☆ Muy Buena

Juno

El año pasado, Pequeña Miss Sunshine fue la sorpresa indie que obtuvo un más que merecido reconocimiento, tanto de la crítica como del público. Era de esperar que en un año tan mediocre como el pasado lo fue, apareciera de imprevisto una nueva “peliculita” que sorprendiera a todos. Y es que no podía ser otra que Juno, una preciosa película con un admirable guión que contentará a todo aquél que lo necesite o al que simplemente le guste disfrutar de una buena comedia independiente.

En la mitología romana, Juno era la diosa del matrimonio. En la película de Jason Reitman, director de la maja Gracias por fumar, no lo es precisamente. Y es que la joven y entreñable protagonista de esta historia se queda embarazada, pero lo quiere no es tener su hijo y casarse, sino darlo en adopción y simplemente quedarse con el chico que la entienda; así que de matrimonio poco. Esta adolescente verdaderamente prodigiosa la interpreta la actriz Ellen Page, que en ocasiones, sin soltar una palabra, dice más que con un extenso diálogo. Ella es la reina de la función, la que realmente lleva el peso de Juno (película y personaje), la que finalmente nos acaba convenciendo de que esta película no sería nada sin ella. Esta Juno vive en un mundo aparte, un mundo lleno de decisiones, amor y personalidad. El mencionado guión de Diablo Cody mantiene a esta joven indecisa en una plataforma original, llena gracia y momentos muy divertidos, con una estabilidad y una fuerza poco comunes en este tipo de proyectos. El film no cae en ninguna de sus estaciones (ya me entenderéis cuando la hayáis visto) y bien se lleva la palma cuando llega a su desenlace, lleno de emotividad y muy, muy humano. Básicamente, esta es una película para disfrutar, pasárlo en grande con diálogos ingeniosos y francamente divertidos, y con unas interpretaciones estupendas (mención especial a la principal, evidentemente).  

Además, Juno es un preciso y precioso estudio de personajes, todos ellos magníficamente escritos (los diálogos son de lo mejor), que parece realizado por una persona de la calle elegida al azar. Especial atención a la relación entre la protagonista y el personaje de Jason Bateman, llevada a cabo con una habilidad y gracia excelentes, o a la caracterización de los padres de la joven Juno. La naturalidad y chispa del conjunto hacen que este pequeño gran film se situe en uno de los más estupendos y originales, sobretodo, de los últimos años, llegando a ser realmente entrañable y bonito. El final no puede ser más memorable, pues contiene una secuencia de imágnes que todos los espectadores que la presencien acabaran por admirarla, ya sea por su realista contenido o por lo bonito que resulta. Y es que esta es el tipo de película que contenta a todo el mundo, uno de esos extraños experimentos con excelentes resultados y una banda sonora excelente (maravillosa la última canción, Anyone else but you) que contiene un tópico pero esencial mensaje. A nivel visual, es prácticamente perfecta: la fotografía, magnífica, sugerente, y el diseño de producción (atentos a la comparación entre el fría -más bien glacial- hogar de Bateman y Garner con la desordenada pero acogedora casa de Juno) está muy aconseguido.
Os aseguro, bien aseguro, que saldréis del cine ilusionados, satisfechos y con la sensación de haber presenciado una película sencillamente preciosa, llena de personalidad y gracia. Ellen Page y el guión se merecen un Oscar, aunque las otras dos nominaciones sean, para mi gusto, exageradas.

Lo mejor: Ellen Page, los diálogos y lo divertida, original y preciosa que resulta.
Lo peor: ¿Realmente se merece las dos nominaciones más importantes al Oscar?
publicado por Ramón Balcells el 7 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.