Versión Citadina de la Bruja de Blair y el nacimiento de un Nezalien.

★★☆☆☆ Mediocre

Monstruoso

En su parte inicial Monstruo o Monstruoso los dos títulos como se le conoce a esta película en español, gasta alrededor de unos 18 minutos introduciéndonos una cantidad importante de personajes adolescentes con una historia floja que bien pudo no existir. De hecho a los 5 minutos la historia de estos jóvenes agota y se muestra más con un “relleno” mal logrado que solo consigue hacer ansiar el momento en el que se produzca la “acción”. Y si, después de unos tediosos 18 minutos aproximadamente, hace su primera y timida aparición este Monstruo. Es en este momento cuando la película saca como “As bajo la manga”, como estrategia para enganchar y aumentar las expectativas, la escena más popular por la que se hizo conocer Cloverfield y que hace parte del trailer y del poster. Pienso que este hecho la convierte en su peor pesadilla, pues si se revisa con detenimiento a los 20, 25 minutos, la cinta ya había entregado todo lo que tiene, quedándose sin nada que ofrecernos para el resto de su metraje. Lo otro es que esta escena no resultó tan impactante pues hubo muchos elementos irreales, por ejemplo, la cabeza de la Estatua de la Libertad que vuela por los aires hasta caer en una calle neoyorquina, resulta pequeña con relación a su tamaño real o la forma como se recreó la avalanche de polvo al estilo World Trade Center después de caerse la primera torre, que pareció más un montaje entre las grabaciones que pudimos ver una y otra vez de este suceso por televisión.

A este punto ya era difícil no evocar la película El Proyecto de la Bruja de Blair 1 del año 1999, que en su momento fue una película novedosa en su forma de hacer cine de terror a tal punto que recaudó más de 248 millones de dólares alrededor del mundo con un presupuesto modesto de unos 60.000 dólares, razón por la cual se realizó la segunda parte que aunque fracasó recuperó lo invertido (15 millones). Cloverfield me hace recordarla no solo por la técnica, sino también por la utilización de jóvenes como target para llegar al público, el inicio que en contextos distintos guardan similitud y porque le ha ocurrido casi lo mismo en taquilla. Con presupuesto de 25 millones de dólares ya ha alcanzado a recoger unos 133 millones. Al igual como ocurre en la Bruja de Blair, aunque en mayor proporción, Cloverfield tiene un prinicipio que lo entrega todo, como lo decía anteriormente, y se queda sin nada más que entregar y sin herramienta alguna, para por lo menos, intentar explicar este fenómeno, dejándola así altamente predecible.

De ahí en adelante, todo empeora más aún cuando hace la aparición ante cámaras de forma “más nítida” el monstruo que no es más que una combinación entre el monstruo de lago Nez y una especie de alienígenas que no supe si eran juntos la misma criatura o sus hijos en algo que podriamos bautizar como NEZALIENS. Y ya con esta “perla” que nos regala la película, se pierde todo el interés en el género y se transforma en eventos risibles que rayan en un espectáculo infantil por demás absurdo.

Lo mejor: El trailer.
Lo peor: La historia, el casting, el monstruo.
publicado por Sandra Ríos el 16 febrero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.