De cómo [rec] se crece ante Monstruoso

★★☆☆☆ Mediocre

Monstruoso

Por fin podemos decir que el cine español va por delante del estadounidense. Con [Rec] y más allá de lo anecdótico de que se estrenara en España antes que Monstruoso, Balagueró y Plaza dejan atrás al cine de Hollywood que, con un presupuesto muy superior, no es capaz de conseguir.

Narrar una historia sin caer en la trama sensiblera tan necesaria para todo el cine de Hollywood. En [Rec] tanto el formato como la tensión que crea toda la película son suficientes para mantener el ritmo y la atención del espectador. En Monstruoso, la historia de amor de los personajes no hace sino ralentizar y cargar de borlas decorativas una trama que requería eficacia más que complementos.

Sacar partido de las posibilidades del video haciendo uso de sus características en pro de crear una ambientación propicia para la tensión. En [Rec] se usa la cámara de visión nocturna para crear una de las escenas más impactantes de la película (el encuentro final con la niña) y el foco como solución a un apagón. En Monstruoso también se aprovechan los dos aspectos pero de manera más anecdótica: la escena en las cloacas, si bien consigue incorporar el uso de la cámara de visión nocturna a la historia, acaba siendo más una excusa al servicio de la trama que una herramienta de creación cinematográfica.

Situar la historia de una manera que resulte altamente creíble creando ya desde el planteamiento una verosimilitud que permita al espectador centrarse en lo intenso de la experiencia más que en la trama. En [Rec] la condición de periodista de los protagonistas hace que resulte creíble el fantástico manejo de la cámara y la casi innata curiosidad que lleva a ambos a mantener el objetivo alerta durante toda la pesadilla que viven yendo detrás de la noticia más allá de su seguridad. En Monstruoso no sólo cuesta creer que el protagonista ponga en peligro su vida por ir a ver a una persona que no se sabe si está viva o muerta sino que la supuesta lealtad de sus amigos no puede sino aparecer naive y poco creíble. Por no decir que no se entiende que un personaje que en un principio no sabía ni utilizar una cámara haga un seguimiento del acontecimiento que va más allá de grabar a espasmos.

Crear angustia por lo desconocido. Mostrar o no es una decisión importante a tener en cuenta pero ante la temprana aparición del monstruo en Monstruoso (valga la redundancia), la curiosidad del espectador decae sustancialmente, a diferencia de lo que ocurre en [Rec] donde no sólo se nos permite sentir casi en primera persona todo lo que allí ocurre sino que el suspense por lo que está ocurriendo hace de enganche a una historia que, por otra parte, tampoco necesita de una trama rebuscada para funcionar.

Subir la intensidad de la película a medida que avanza la historia: en [Rec] se deshila poco a poco la trama subiendo la intensidad a medida que los protagonistas se acercan al foco del problema; en Monstruoso no hacen sino huir del centro de terror creando situaciones de tensión que no se suman las unas a las otras.

Crear una película de alta calidad sin que esto vaya ligado a un alto presupuesto. La idea de Monstruoso se ve agrandada en presupuesto por toda la puesta en escena que requiere de efectos especiales. Si bien una de las imágenes más impactantes de la película es ver la cabeza de la estatua de la Libertad destruida en medio de una calle, [Rec] no requiere de grandes presupuestos para crear efectos tan rotundos como el de las escenas finales.

Conseguir un impacto visual con algunas de sus escenas. Mientras que en Monstruoso las secuencias se suceden las unas a las otras en un estilo homogéneo, [Rec] acaba por crear ciertas imágenes que acaban por imponerse en la retina del espectador. La fuerza visual que le viene a [Rec] derivada de la gran imaginación de sus creadores es sustituida en Monstruoso por la magnitud de un monstruo y recreación de una ciudad destruida que funciona gracias a los efectos especiales.

En cambio, si algo hay que agradecerle a Monstruoso (y a [Rec] aunque a menor escala) es colaborar en el arduo proceso de adaptación del gusto popular a un cine no “académicamente correcto”. La industria del cine ha acostumbrado al público a una estética de las películas que siendo tan limitada hace que el espectador medio se cierre en banda ante proyectos que, por problemas de presupuesto, no han podido pasar sus obras a celuloide o que tienen en sus desencuadres su razón de ser. Quizás estas dos películas hayan abierto la mente del público, y el cine de bajo presupuesto tenga en el mainstream una fuente de futuros espectadores. O como mínimo, eso quiero pensar.
Lo mejor: Que colabora en el arduo proceso de adaptación del gusto popular a un cine no “académicamente correcto”.
Lo peor: Que [Rec] se la come en todos los sentidos reduciéndola a un proyecto de escaso interés.
publicado por Monica Jordán el 26 febrero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.