Aunque podría tener el aliciente de estar ambientado en Salamanca, la película es un thriller convencional convertido en papillita.

★☆☆☆☆ Pésima

En el punto de mira

El más que interesante trailer nos engaña (como es su deber) y nos lleva al cine para ver una decepcionante película que se transforma en una tomadura de pelo. Ese podría ser el titular de este mediocre film muy bien vendido pero mil veces visto y mal escrito.

Aunque podría tener el aliciente de estar ambientado en Salamanca (posiblemente un guiño al antiamericanismo del gobierno ZP y a una buena parte de españolitos prepotentes e ignorantes), la película es un thriller convencional convertido en papillita presuntamente complicada por distintos puntos de vista.

Durante un histórico acuerdo antiterrorista entre diversos países, asesinan al presidente de los Estados Unidos. Todo apunta a que hay un francotirador, pero después del asesinato explotan diversas bombas que provocan el caos y la reacción de un mítico agente del servicio secreto. Obviamente traumatizado por haber recibido un tiro para proteger al presidente.

El film comienza alrededor de 6 veces; perdí la cuenta. En un intento para que el espectador no se pierda pero al mismo tiempo de llamarle tonto, vemos varios comienzos que confluyen en una resolución estúpida y accidental, pero desde luego satisfactoria para la taquilla y el nivel de un gran porcentaje del cine actual.

Un reparto sobresaliente, desaprovechado y soso, contrasta con la divertida recreación de una Salamanca repleta de gente casi andaluza (por el acento y el color moreno) pero respetada por ese "product placement" que son los coches. En este caso, Opel Astra se lleva el gato al agua. Y nunca mejor dicho, porque la peli se hunde a pesar de la presunta profundidad de la trama y su pretendido mensaje patriótico.
Lo mejor: El reparto.
Lo peor: La resolución de la trama.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 3 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.