Un documental que nos alerta del cambio climático e intenta hacernos reflexionar, con imágenes impactantes y de gran belleza, de las consecuencias de nuestros actos en contra de la naturaleza.

★★★☆☆ Buena

Tierra

Elprimerhombre fue a ver Tierra, de Alestair Fothergill y Mark Lienfield, un documental que nos alerta del cambio climático e intenta hacernos reflexionar, con imágenes impactantes y de gran belleza, de las consecuencias de nuestros actos en contra de la naturaleza.


Para conseguir que el resultado sea fehaciente, el documental se basa principalmente en tres viajes: el de una osa polar y sus dos oseznos, el de una elefanta y su cría y el de una ballena jorobada y su ballenato. Cada una de estas migraciones representa miles de kilómetros hasta llegar al lugar donde encontrar agua o comida para poder subsistir. El recorrido del documental va del Polo Norte a la Antártida y aunque lo que se expone tiene un cariz bastante dramático, hay momentos para el humor gracias a unos personajes simpáticos, como los pájaros que se exhiben en los bosques tropicales o los monos a los que no les gusta mojarse y levantan los brazos cuando deben cruzar un río.

 

El primero de los directores ya había rodado un documental en 2003, “Deep Blue”, que resultó ser un proyecto bastante importante sobre el mundo oceánico. Y si nos remontamos unos años atrás, encontramos varios documentales que han conquistado público y crítica. En 1996, dos biólogos franceses, Claude Nuidsany y Marie Perennou, realizaron “Microcosmos”, que fue un éxito sin precedentes en este tipo de producciones. Fueron 15 años de investigaciones, 3 años de rodaje y 6 meses en el proceso de edición. En 2001, el actor Jacques Perrin (que era el Salvatore adulto de “Cinema Paradiso”, película que tengo en mente para hacer una crítica) dirigió “Nómadas del Viento”, donde unas aves migratorias realizan viajes, con frecuencia de varios miles de kilómetros. En 2004, los mismos biólogos franceses que antes he mencionado, realizan “Génesis”, sobre el origen del Universo y en 2005, Luc Jacquet dirigió “El Viaje del Emperador”, sobre el simpático pingüino. De diferente temática, en 2004 se presentó en el Festival de Cine de San Sebastián, “La Pesadilla de Darwin”, de Hubert Sauper, donde tuvo una gran acogida. Y recientemente, en 2006, “Una Verdad Incómoda”, de Davis Guggenhein, presentado y difundido por el mundo entero por Al Gore, ex-vicepresidente norteamericano, donde se demuestra la amenaza a nuestro planeta a causa del cambio climático.

 

No hay duda de que en estos últimos años el género del documental tiene mayor presencia en las salas de cine, y si no que se lo digan a Michael Moore, que quizás gracias a él cada vez hay más adeptos en este campo.


Para acabar, respecto a Tierra, tengo que decir que es un buen documental (recuerda a los documentales de la 2) y que está plagado de bellas imágenes. Las escenas más logradas son las que la música ayuda a crear un clímax de desasosiego y de máxima tensión, como en las persecuciones de los depredadores a sus presas (sobre todo una escena en la que un guepardo está a punto de cazar a una gacela). Y mientras vamos observando los paisajes que encontramos en este largo periplo, es inevitable preguntarse cómo es posible que hayamos llegado hasta este punto tan dramático y que nos cueste tanto cambiar de rumbo. Es entonces cuando me doy cuenta de que no me queda otra alternativa que pensar que el hombre es el mayor depredador que hay sobre el planeta Tierra.

 

Un saludo!

publicado por elprimerhombre el 4 marzo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.