Irregular propuesta, dónde lo que más miedo da, es el fanatismo religioso.

★★☆☆☆ Mediocre

La niebla de Stephen King

Frank Darabont vuelve a la gran pantalla adaptando una historia del maestro Stephen King. Parece que hacen buena pareja, ya que han colaborado en varias ocasiones, y no se descarta que sigan haciéndolo.

Tras sus anteriores películas (Cadena Perpetua, La milla verde, The Majestic) Darabont nos presenta una historia que tiene muchas similitudes con “La niebla” del inconfundible John Carpenter.

Ambientada en un pequeño pueblo, tras una tormenta, los habitantes acuden al supermercado para abastecerse de provisiones y materiales con los que reparar los desperfectos causados por el temporal. Thomas Jane (The Punisher) es el protagonista de esta película, en la que nos encontramos algunos rostros conocidos como la oscarizada Marcia Gay Harden.

Pues bien, una vez en el supermercado, una misteriosa niebla cubre todo el pueblo, al tiempo que un vecino ensangrentado llega anunciando que hay algo extraño en ella y que es peligroso salir.

Como en todas las situaciones, éste punto de partida hará que empiecen a crearse los primeros conflictos, y más, cuando algunos de los protagonistas descubran que es realmente lo que se esconde en la niebla.

Una de las cosas más llamativas (y peligrosas) es el fanatismo religioso, encarnado y personificado en la figura de Marcia Gay Harden, que asustará y encandilará con sus sermones sobre el fin del mundo y las plagas de Jesucristo a muchos de los presentes.

Darabont nos muestra una historia irregular, que si bien es cierto, logra momentos de gran tensión a la par que nos ofrece otros con los que llegamos a aburrirnos.

Lo mismo ocurre con los efectos especiales, que en algunos casos están de maravilla y en otros cantan bastante.

El amor, la supervivencia, el fanatismo, la cobardía y la superación son algunos de los temas que están presentes en las más de dos horas de metraje con las que se presenta “La niebla de Stephen King”.

De la película se pueden sacar un par de temas: todos los fanatismos son malos y no hay que desfallecer, ya que siempre puede haber una salida.

Pero sin duda alguna, alguno de los momentos más escabrosos y alucinantes son los que se producen en el interior del supermercado y protagonizados por los seres humanos.

En definitiva, una película que podría haber dado mucho más de sí, que mantiene momentos de gran tensión pero que acaba haciéndose larga y con un final precipitado.

Lo mejor: Algunos momentos del supermercado.
Lo peor: La resolución.
publicado por Alvaro Oliva el 10 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.