Von Donnersmarck consigue de una forma fluida, entretenidísma y con altas dosis de intriga y suspense, conmovernos con la historia de una series de personas, muchas buenas, otras muy malas, que tratan de subsistir en un país enfermo.

★★★★★ Excelente

La vida de los otros

Soberbio film alemán, que parece mentira sea la ópera prima de un joven realizador.
Narra acontecimientos que, aunque no ocurrieran tal cual en la realidad, toma sucesos y vivencias que sí ocurrieron, desgraciadamente, en la extinta República Democrática Alemana.

La Stasi, virulenta policía secreta de la RDA, convirtió la vida de cientos de honrados ciudadanos en un infierno, por el mero hecho de discrepar  del Gobierno (si cabe, que muchas veces simplemente se les tildaba así por sus envidiosos vecinos, sin ser cierto).

Von Donnersmarck consigue de una forma fluida, entretenidísma y con altas dosis de intriga y suspense, conmovernos con la historia de una series de personas, muchas buenas, otras muy malas, que tratan de subsistir en un país enfermo en las altas estructuras que debieran mirar por el bienestar de sus ciudadanos.

Film con un guión elaboradísimo, que requiere tan solo un poquito de paciencia para ir conociendo a sus personajes, para llegar a disfrurar de una historia que, al final, consigue emocionarnos sin remedio. Sus últimos quince minutos llegan a poner los pelos de gallina por su honda emoción contenida, su belleza formal y su gran humanidad.
Hasta llegar a ellos, se asiste a una historia que cala en el espectador más frío gracias a una narración desenvuelta, en todo momento clara y precisa y unas interpretaciones extraordinarias.

En cuanto a la música, de gran fuerza. Algunas escenas son de las que no se olvidan, como la del ascensor con el niño y el oficial de la STASI, , los dos registros en la casa del escritor o la conversación del mismo oficial y la actriz de teatro en el café.
Historia de una redención personal, de una toma de conciencia no solo política, sino también, sobre todo, eminentemente humana, donde la libertad de elección, actuación y pensamiento, son las grandes triunfadoras, aunque para llegar a conseguirla sea preciso dejar algunos cadáveres en el camino.

Una película preciosa, bellísima, con un hondo dramatismo, aunque con afortunadas gotas de humor, que deja un imborrable sabor de boca y hace que abandones el cine sabiendo que no solo se ha pasado un buen rato.
Sin lugar a dudas, la mejor película del 2006.
Lo mejor: Todo.
Lo peor: Nada de nada.
publicado por Iñaki Bilbao el 21 marzo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.