La película transita por el universo Coen. El desierto (de arena o nieve), territorio inabarcable como un personaje más, en el que sobreviven las personas, sus actos y las consecuencias de sus actos.

★★★★☆ Muy Buena

No es país para viejos

1. Año Coen: Los dos hermanos estaban destinados a ganar el Oscar. Lo hicieron con NO ES LUGAR PARA VIEJOS. Título en español de la novela de M. en la cual esta basada la película. Traducción exacta del título original NO COUNTRY FOR OLD MEN. En Argentina, se tituló de forma incomprensible SIN LUGAR PARA LOS DÉBILES. Digo yo que por lo de “viejo”. Hay otro Cohen, éste con hache intercalada, llamado Leonard. Vuelve a los escenarios este año después de un largo retiro budista.

2. Adaptación: Los Coen, a lo largo de su carrera, renegaron de cualquier adaptación. En los últimos tiempos sucumbieron a remakes y, por suerte, a una novela del autor norteamericano de moda en Estados Unidos: McCarthy. Como cualquier paso de literatura a cine, se pierden cosas y se ganan polémicas. La dupla elige una tercera vía, adaptan la novela filmando un remake de su cine. Más acotado, más limitado por el hecho que la historia no es original.

3. Territorio: La película transita por el universo Coen. Encaprichados, después de tanto tiempo, en hacernos creer que uno dirige y el otro escribe el guión, la historia se enmarca en el territorio que ellos crearon a través de su extensa filmografía. El desierto (de arena o nieve), territorio inabarcable como un personaje más, en el que sobreviven las personas, sus actos y las consecuencias de sus actos.

4. Western: Muchos hablan de revisitar/revisar el genuino/universal género norteamericano, como mecanismo para recuperar los valores perdidos de la sociedad a la cuál representa. Los estereotipos de dicho género conviven en la última película de los Coen como lo hacían, por ejemplo, en LOS TRES ENTIERROS DE MELQUIADES ESTRADA , opera prima de Tommy Lee Jones, por cierto, encarnando al sheriff Bell. El villano Barden sobresale.

5. Cobardía: La cobardía es sinónimo de debilidad. Ésa es, posiblemente, la lectura que hace McCarthy en su libro. La frustración de ser cobarde en un lugar –otra vez, territorio–, en un país, en una sociedad en la que no tienen cabida. En lo más profundo, las consecuencias de una guerra en la sociedad norteamericana. En este caso, Vietnam. Ahora, Irak. La esperanza reside en escuchar a “nuestros viejos” y no dar la espalda a la experiencia.

6. Destino: Los Coen hablan de lo que está escrito. No hay nada que hacer. No basta con correr, escapar de tus perseguidores y de que la suerte te haya jugado una pala pasada. El destino es implacable, es una moneda tirada al aire, no tiene compasión, es el peor de nuestros males. Los Coen se ponen pesimistas y con ello una radiografía de su país. Siempre puede haber un instante, un claro en medio del bosque en el que encuentres el perdón, en el que tu destino cambie. Esperar ese momento es de cobardes.

publicado por José Antonio Bermúdez el 16 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.