La cinta se podría resumir como un experimento en el aula que fue demasiado lejos. Desnuda por un lado la falta de valores y convicciones en los jóvenes y como las ideas totalitarias no están del todo extirpadas de la sociedad moderna.

★★★☆☆ Buena

La ola

La Ola o Die Welle en alemán, se centra en dos interrogantes; la primera dice, ¿que es lo que lleva a personas normales a someterse a principios que antes de la aparición de ciertas estructuras hubieran reprobado?, y la la segunda inquietud dice relación con los jóvenes que más que nunca carecen de ideales y liderazgos a seguir en la actualidad. Ello se traduce en la poca participación en la política, sumidos en espacios internet más triviales y por sobre todo competitivos entre ellos que los sume en el egoísmo y poca generosidad con sus congéneres. Dichas premisas son asumidas por esta correcta cinta de origen alemán que se nutre en material basado en hechos reales ocurrido en California en la década de los sesentas para adaptarlos a la Alemanía moderna y que fue comprimida en la novela de Morton Rhue(1981).  La historia nos dice que el profesor Rainer Wenger escucha estridentemente a “The Ramones, se traslada en su viejo Peugeot 504 y se especializa en cátedras como anarquía o  autocracia en un instituto germano lo cual lo convierte en el bicho raro dentro del establecimiento.  Quiere a toda costa ejercer la cátedra de Anarquía lo cual le es negado por sus superiores y paralelamente es el entrenador del equipo de Waterpolo con irregulares resultados. Al final Autocracia le fue designado y de partida Wegner,  con su particular método de enseñanza,  desafía a sus alumnos a una experiencia vivencial para adentrase a un totalitarismo dentro de la sala de clases, pero los jóvenes comienzan a abrazarla como una gran idea que les permita unirse y logar asuntos comunes en un principio parecían complicados. Crean un logo, un saludo y suben el nivel de los temas de conversación lo cual comienza a unirlos, pero como en todo régimen aunque sea experimento escolar, habrá descolgados que tratarán de frenar lo que comienza y dureza en el poder. El profesor decide empezar un experimento con sus alumnos para demostrar lo fácil que es manipular a las masas.  La película Denis Gansel trata un espinudo tema que sabe abordar  correctamente, con personajes creíbles y en un ambiente donde se preveía difícil de consolidar este tipo de ideas que desenbocan, como era de esperar, en vandalismo en ausencia del profesor Wenger, que acaba perdiendo el control de la situación, que se torna extrema y desesperante para la comunidad escolar y en parte la ciudad. Una gran atmósfera creada por el realizador y que progresivamente aumenta su tensión a ritmo pausado logrando una atrevida propuesta que a nadie deja indiferente con la suposición de juego de roles en una autocracia y como es rápidamente abrazada por jóvenes con frágiles convicciones, que están bastante solos con gran ausencia de sus tutores o padres. Recomendable incluso para ser vista en el aula.  
publicado por David Lizana el 25 noviembre, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.