2012 es una película entretenida, pero vacía, con un guión a merced de los espectaculares efectos especiales

★★☆☆☆ Mediocre

2012

Voy a hacer un experimento, me prometí, en la crítica de Up, no volver a escribir a no ser que la película lo mereciera. Visto lo visto, no me queda otra que escribir sobre otras películas que no lo merecen tanto, o me quedo sin afición. El experimento de hoy consiste en en hacer dos críticas, como lo oyen. La primera antes de ver la película y la segunda después de verla. Ahora mismo me encuentro sentado en un silloncito demasiado cómodo que hay en el UGC de Madrid. La película empieza dentro de media hora, por suerte siempre llevo papel y boli para estos momentos en los que me da la vena.

Comenzaré yendo a lo más fácil, espero 2012 como un entretenimiento vacío, lleno de efectos especiales que oculten los agujeros enormes de guión que el señor Emmerich siempre se deja por el camino. No espero un despropósito como 10.000, aunque tampoco me sorprendería si fuera así. Hoy estoy dispuesto a que me entretengan sin importarme las conseuencias, dejando todos mis prejuicios a un lado para ver si es verdad que entretiene o, pese a mis esfuerzos por buscar simple entretenimiento dejando a un lado los defectos que, supongo, tendrá, la película consiga este fácil, esencial pero sobrevalorado objetivo.

Entro en la sala, que faltan 5 minutos para que empiece, a continuación os dejo con la segunda crítica. (3 horas depués) El resultado es el esperado, aunque debo reconocer que me la esperaba mucho peor. La habían puesto como una serie de catastróficas desdichas de Roland Emmerich, y me encuentro con una más que decente película de este director tan regulero. No con esto estoy justificando que sea buena, nada más lejos de la realidad, pero si que es un producto bastante disfrutable, del género palomitero en estado puro, que gustará, y mucho, a quién esté dispuesto a aceptar que la trama está (como esperaba) al servicio de los efectos especiales o para aquellos que, simplemente ni se den cuenta (público de Luna Nueva, ¡os necesitan!).

2012 cuenta la lucha de los que quieren sobrevivir en un mundo que se viene abajo tal como predecian los mayas, famosos también por sus abejas. John Cusack encabeza el triste reparto que nos acompañarán durante más de dos horas y media de terremotos, tifones y glaciares. Y es que el reparto poco ayuda a un film tan necesitado en este sentido. En ningún momento logran transmitir sensaciones más allá de la de asombro al ver los edificios derrumbarse una y otra vez. Luego están personajes que no hay por donde cogerlos como el de Woody Harrelson, o que el presidente de los Estados Unidos sea Danny Glover.

En fin, que peras al olmo no se le puede pedir, eso está claro. Si empiezo a entrar en detalles de esos en los que Emmerich siempre me hace sentir vergüenza ajena, la crítica no terminaría nunca. Me quedo con que la decepción no ha sido absoluta, y eso, amigos míos, es todo un halago para los tiempos que corren.

Lo mejor: Los efectos especiales
Lo peor: Todo lo demás
publicado por Jesús Malpartida el 23 noviembre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.