Un gran western que quizás no esté convenientemente considerado por lo ya apuntado anteriormente, porque, además del puro western, aparecen la comedia y el musical con fuerza. Pero es una excelente muestra de cine bien hecho en el Hollywood dorado.

★★★★☆ Muy Buena

Arizona (Destry rides again)

Un sheriff llega a un poblado, dispuesto a mantener la ley y el orden sin el empleo de las armas. Esto provoca el regocijo de todos los fueras de la ley y la incomprensión de los buenos lugareños.

Entretenidísimo western espléndidamente dirigido por George Marshall, que es una mezcla de dos géneros e incluso tres géneros: comedia y western, sobre todo, pero también musical, con preciosas y picaronas canciones a cargo de la voz de cazalla de la gran Marlene Dietrich.
Al principio hay mucho más de lo primero que de lo segundo. Esta mezcla está hecha de forma magistral, logrando un ritmo perfecto, con variedad de situaciones cada cual más divertida o apasionante. Cuando se dan situaciones del western más puro los amantes de este género la gozan como el que más, pues las escenas de acción están bien rodadas.
En la parte final hay un momento de gran lirismo, relacionada con la muerte de un personaje principal, rodado como un cántico a la amistad donde la fidelidad y la valentía son moneda corriente.
Un gran western que quizás no esté convenientemente considerado por lo ya apuntado anteriormente, porque, además del puro western, aparecen la comedia y el musical con fuerza.
Pero es una excelente muestra de cine bien hecho en el Hollywood dorado, con soberbias composiciones de la propia Dietrich, un James Stewart que encarna como nadie el hombre de la Ley, tímido y eficaz, y característicos tan extraordinarios como Brian Donlevy, Una Merkel o el siempre simpatiquísimo Mischa Auer.
Lo mejor: Su dinamismo y excelente combinación entre western puro y comedia.
Lo peor: No recuerdo nada malo de ella.
publicado por Victor Bilbao el 19 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.