Goza de una gran historia, su trama es dinámica, su historia es divertida, su tecnología perfectamente combinada con la tradicional, sin excesos de efectos computarizados, es histórica, fiel al original, bien narrada y sencilla pero no simplista.

★★★★☆ Muy Buena

Iron Man

Iron Man es la historia de un personaje salido de la imaginación, entre otros, por el reconocido guionista Stan Lee y co-creador de historias muy conocidas como Hulk, X-Men, Spiderman y otros. Tras el Hombre de Hierro está la figura de Tony Stark, un inventor, un empresario multimillonario que a sus 21 años de edad hereda la industria de su padre. Stark según cuentan está inspirado en el magnate norteamericano Howard Hughes, un aviador y empresario que se distinguió por su gran apariencia física, lo polifacético, lo excéntrico y por su famosa frase: “Todo el mundo tiene un precio”. La primera parte de Iron Man se preocupó mucho por contar de muy buena forma el origen del superhéroe. En la mira no solo estuvieron los fanáticos del comic sino también aquellos que hasta ahora no lo conocían; aspecto que le da una mayor universalidad y la hace mucho más disfrutable. El hombre de Hierro, a diferencia de la mayoría de superhéores, posee unas características muy especiales con las que el público fácilmente se compenetra y se siente identificado. El hombre detrás de este alter ego, es un hombre imperfecto, bien terrenal, una especie de adonis (en su connotación moderna) o “Tony” como su nombre con doble sentido, que descubre su propia verdad y modifica la realidad “imperfecta”, usando su mente creativa para crear a un superhéroe con el que puede ayudar a la humanidad y resarcir de este modo, el mal que ha causado. Tony Stark viene siendo el Dr. Heikell a la inversa. El primero se hace bueno con su alter ego, mientras que el segundo lo es en su persona original.

Se hicieron adaptaciones a la época para darle más realismo como el hecho de que ahora ya no es un héroe anticomunista, ya el contexto no es Vietnam sino Afganistán y de la acción en las calles de Nueva York, se trasladó a la Costa Oeste o el desierto en los Ángeles California y su origen no comienza a los 21 años cuando sus padres fallecen, sino que vemos un héroe que ronda los 40 años. Cambios muy bien manejados que no afectan en nada la escencia del Hombre de Hierro. La película durante su generoso metraje (ya es la regla, no la excepción), se toma todo el tiempo necesario para contarnos como es que Tony Stark se “despierta” de su realidad, como reacciona ante esta realidad y que inventa para cambiarla. Paso a paso de forma amena, divertida, graciosa sin ser la avalancha de chistes flojos y mal contados de otras películas, nos muestran todos los pormenores de la construcción de su armadura.

La elección de Robert Downey (lo vimos el año pasado en Zodiac) es realmente especial, este papel parece haber sido realizado a su justa medida y él sin dudarlo, le imprime mucha naturalidad, energía y un carisma gigantesco. Gwyneth Paltrow, también lleva muy bien acabo su papel de complice de Tony Stark, amiga, empleada fiel y enamorada silenciosa. Su interpretación me parece casi calcada a la de Kirsten Dunst como Mary Jane, la eterna enamorada del Hombre Araña. Los movimientos, los ademanes, el tono de la voz, el vestuario son muy similares. 

Iron Man es el primer estreno más esperado de la temporada que no desilusionada, por el contrario es un muy buen abreboca que nos deja listos y con ganas de ver pronto sus secuelas.

Lo mejor: La historia y la actuación de Robert Downey Jr.
Lo peor: Para mi gusto personal, le faltó un “tris” más de acción y un par de frases de cajón típicas de los héroes norteamericanos.
publicado por Sandra Ríos el 2 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.