A pesar de algunas espectaculares escenas de acción, Wan confirma que no es un director que sirva para realizar algo en serio.

★☆☆☆☆ Pésima

Sentencia de muerte

Los grandes dramas urbanos de nuestro tiempo tenían otro reflejo en La extraña que hay en ti, una mezcla algo trabajada de venganza, redención y cómo enfrentarse al miedo de haber vivido algo tan evitable, aleatorio y gratuitamente doloroso.

Wan, después de Saw, quiere adentrarse en un drama de ese estilo y se apoya en un protagonista principal muy inquietante: Kevin Bacon. Una familia normal y corriente americana se enfrenta al asesinato de su hijo mayor por parte de un novato en una banda de pandilleros asesinos.

Tal fatalismo, dolorosamente real, se resuelve a la manera de un thriller, no de un drama. Poner a un hombre corriente sufriendo esa desgracia y también reaccionando de manera incoherente frustra todas las opciones de realizar un potente ensayo y crea un subgénero que podrían interpretar Bronson, Seagal o incluso Irons en El cuarto ángel.

A pesar de algunas espectaculares escenas de acción, Wan confirma que no es un director que sirva para realizar algo en serio. Debe ser una historia mínima acompañada de un envoltorio más llamativo, como puede ser Saw y su intención pedagógica sobre apreciar la vida.

Es una pena que hayan desaprovechado una oportunidad de emocionarnos con una historia como ésta. En vez de plantearnos una salida a este horror la película nos condena a regodearnos en el inevitable dolor, todo por hacer un espectáculo y no una película. 

publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 4 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.