Con Speed Racer, los hermanos Wachowsky se superan al ofrecer al espectador un nuevo delirio visual, una orgía de adrenalina y psicodelia tan vacía como cargante.

★★☆☆☆ Mediocre

Speed Racer

A pesar de tener más recientes en la memoria los fiascos de Matrix Reloaded y Matrix Revolutions, es innegable que con la primigenia Matrix, Andy y Larry Wachowsky revolucionaron completamente el cine. Y no sólo al innovar en el aspecto visual y estético y dar un significativo avance a los efectos visuales, sino que aportaron un nuevo concepto y una nueva dimensión al cine.

Cinco años después, y obviando V de Vendetta, los hermanos Wachowsky vuelven con Speed Racer, un nuevo film en el que llevan una vez más a la práctica su filosofía de anteponer el espectáculo a sobre todas las cosas, aún incluso sobre la historia que se pretende contar. En Speed Racer, la historia no es más que una mera excusa para ofrecer al público un derroche de adrenalina y emoción, pero sin sentido alguno. Y es que si a una historia tan burda (ojo al personaje del odioso niño pequeño y su chimpancé), evidente y previsible se le une una concepción del cine que dicta que las secuencias de acción deben estar rodadas de tal manera que confundan, abrumen y mareen al espectador, el resultado no puede ser bueno. Y es que hay secuencias en las que uno se pierde y es incapaz de asimilar lo que está viendo por los continuos vaivenes de la cámara y la obsesiva búsqueda de los Wachowsky por los ángulos imposibles. Eso sí, hay que reconocerles a Andy y a Larry Wachowsky que han vuelto a dar en la diana, visualmente hablando, y es que Speed Racer posee una estética propia que sin duda marcará una época. Dotar a la película de ese aspecto psicodélico y retro al mismo tiempo que se emplean las más modernas técnicas y efectos visuales es digno de alabar.

Con Speed Racer, los hermanos Wachowsky se superan al ofrecer al espectador un nuevo delirio visual, una orgía de adrenalina y psicodelia tan vacía como cargante.Para todos aquellos a los que les guste ir al cine a ver un espectáculo visual y poco les importen algunos detalles tan poco relevantes como si hay detrás una trama o no, sin duda, Speed Racer es su película.

Las carreras están a punto de comenzar en Speed Racer
Lo mejor: La presencia de secundarios como Susan Sarandon, John Goodman o Cristina Ricci.
Lo peor: Además de ser un torbellino vacío pero espectacular, todo lo relacionado con el personaje del niño.
publicado por Francisco Bellón el 8 mayo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.