Si Algo Pasa en las Vegas es la demostración de la forma en la que se encuentra la vieja guardia de las comedias románticas y gamberras de Hollywood frente a las nuevas generaciones, el resultado no podría ser más patético.

★☆☆☆☆ Pésima

Algo pasa en Las Vegas

¿Se cansarán en Hollywood algún día, o algún siglo o algún milenio, que para el caso viene a ser lo mismo, de sobreexplotar la guerra de sexos en forma de una tonta y absurda comedia romántica? Bueno, es cierto que esta pregunta es más absurda que muchos de los films aborrecidos, porque el día en que la respuesta sea no, sin ningún género de dudas estaremos ante un apocalipsis de primer orden.

La nueva tortura, perdón, el nuevo ejemplo de tan ilustre legado cinematográfico es Algo Pasa en Las Vegas. Aunque para desgracia de los espectadores de todo el mundo, en esta ocasión lo que pasa en Las Vegas no se ha quedado ahí, sino que encima lo exportan para martirio de una sufrida audiencia. Y es que las penosas, por no decir patéticas, desventuras de la pareja protagonista no sólo las sufren ellos, sino que son compartidas alegremente con el público, demasiado atónito ante tamaño espectáculo como para defenderse o protestar. La película se desarrolla por el ya clásico camino de la comedia romántica, pero aderezada con unos impagables gags de comedia descerebrada adolescente, siendo la mayoría de una vulgaridad pasmosa además de tópicos, y salvo un par de excepciones, no poseen gracia alguna. Si la trama en sí ya es bastante previsible, su mal desarrollo contribuye notablemente a ello. Para terminar de rematar la faena, hay que soportar al sangrante ídolo juvenil Ashton Kutcher y a una Cameron Díaz voluntariosa, pero que poco puede hacer con lo que le ha caido en desgracia.

Si Algo Pasa en las Vegas es la demostración de la forma en la que se encuentra la vieja guardia de las comedias románticas y gamberras de Hollywood frente a las nuevas generaciones, el resultado no podría ser más patético: a partir de una premisa tan absurda como previsible se desarrolla un sinfín de chistes malos y tópicos recurrentes cuyo único fin es martirizar hasta la extenuación a aquellos infelices que encima han pagado por ver el espectáculo.

Lo mejor: Algunos gags sueltos y el esfuerzo de Cameron Díaz.
Lo peor: Un guión previsible y sin gracia.
publicado por Francisco Bellón el 10 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.