La película ofrece lo que promete e incluso un poquito más, lo que viene a significar que no decepciona, pero que tampoco sorprende.

★★★☆☆ Buena

Iron Man

Tony Stark es un sol, multimillonario, putero y tirando a borrachín, está al frente de la más importante empresa armamentística del planeta, cuando es capturado por un comando terrorista en Afganistán para que les construya un pepino de misil con el que poder ser la envidia de los malhechores de medio mundo. Tony, que además de ser un vividor resulta que también es un genio, se fabricará una armadura con la que poder escapar. Una vez de vuelta a casa potenciará el traje para convertirse en un superhéroe de los de toma pan i moja y hacer de éste mundo un lugar mejor.

 

Nuevo personaje de la Marvel, que al parecer a encontrado la verdadera gallina de los huevos de oro, que da el salto a la gran pantalla después de que ya lo hicieran anteriormente otros como los X-Men (bravo por las dos primeras partes especialmente), Los cuatro fantásticos (la primera aún era entretenida), Spiderman (auténtica máquina de fabricar dinero con Sam Raimi a la cabeza), Hulk (que no me acabó de convencer y de la que está a punto de llegarnos la segunda parte), Blade (un churro), Daredevil (otro churro mayor si cabe), Elektra (mismo director que Daredevil, nada más que decir), El motorista fantasma (¡otra vez el director de Daredevil, que deje a los superhéroes en paz y al cine en general!) o El castigador (churrete con Travolta haciendo de malo). No se si me he dejado alguno… Además de los que quedan todavía por venir, pues ya están preparando más películas sobre sus cómics y si a ello le sumamos los personajes de otras editoriales, está claro que los superhéroes están de moda en el cine. A este paso el amigo Stan Lee va a acabar hasta los huevos de hacer cameos (en ésta ya debió decir que o lo ponían con un par de rubias buenorras o ya pasaba del tema).

 

El director de la peli es un tal Jon Favreau (a mi no me miren, ni zorra idea), que al parecer antes de dirigir se había dedicado a hacer de actor (dicen que incluso salía en Daredevil el pobre) y que antes de Iron Man había dirigido Elf y Satura, una aventura espacial (auténticos hitos en el mundo del séptimo arte). Como Iron Man encontramos a Robert Downey Jr, que parece que definitivamente ha vuelto al cine, y que encarna a un más que logrado Tony Stark (la verdad es que no le cuesta mucho hacer creíble a su personaje, pues le va como anillo al dedo, ustedes ya me entienden) y junto a él encontramos a Gwyneth Paltrow, que su papel sería básicamente el que en el mundo del cine se conoce como “la chica” de la película, porque es público y notorio que en este tipo de producciones siempre tiene que haber un personaje que asuma el papel de “la chica” de la película i/o del héroe y a Jeff Bridges (“el nota” para los amigos), con algunos quilos de más, el cráneo rapado y barba canosa, que interpreta a uno de los altos ejecutivos de la empresa Stark.

 

Cuando de pequeño leía los cómics de los vengadores soñaba, entre otras cosas, con tener la armadura de Iron Man… hoy, básicamente, me conformaría con tener su coche (la pasta que se debe haber dejado Audi en esta peli llena de publicidad subliminal/descarada).

 

¡Ya estamos con lo de siempre! Podría poner la peli a parir y eso, pero es que no me viene bien. Porque a pesar de que la trama en general está sobadilla y te la vienes oliendo a la legua, lo cierto es que la jodida entretiene (que a estas alturas ya es mucho) y entre que Robert Downey Jr. está en su salsa, que los efectos especiales molan, que mantiene un ritmo alto, que no hay apenas momentos coñazos de esos que mandarías la película a tomar por el culo (bastante típico en las producciones de superhéroes, todo sea dicho) y que es minimamente coherente, a la hora de la verdad, y a pesar de que dura casi dos horas, el tiempo pasa bastante rápido y uno se acaba dándose cuenta de que se ha divertido bastante. La primera mitad de peli está bastante bien hasta que aparece el malo de turno (¿acaso dudaban que habría un malo de turno?) algo ido de la pelota (¿acaso dudaban que al malo oficioso se le iría la pelota?) que nos devuelve a la “frágil” realidad de este tipo de pelis (ya saben lucha de titanes y esas cosas). Por cierto, les recomiendo que si van al cine no se las piren a las primeras de cambio y se queden hasta el final, donde podrán ver una última escena de medio minuto donde se apunta que la cosa va para largo.

 

Resumiendo: La película ofrece lo que promete e incluso un poquito más, lo que viene a significar que no decepciona, pero que tampoco sorprende.

Lo mejor: Que no decepciona.
Lo peor: Que no tiene capacidad de sorpresa.
publicado por Jefe Dreyfus el 15 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.