Estamos ante una de las mayores decepciones de los últimos años, y es que da mucha pena ver a todo un icono de la cultura popular destrozado de esta manera.

★★☆☆☆ Mediocre

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal

En 1981, En Busca del Arca Perdida hizo renacer el género de aventuras, un género que atravesaba una profunda crisis y que estaba moribundo. Y al mismo tiempo, la película nos regaló un personaje mítico, un personaje que ha traspasado las fronteras de lo puramente cinematográfico para convertirse en todo un icono de la cultura popular: Indiana Jones.

Y quizás eso es lo que más nos duele de El Reino de la Calavera de Cristal, ver a un Indiana Jones que ha perdido completamente su identidad y su espíritu. Si las tres primeras aventuras del doctor Jones eran cine de aventuras clásico, esta cuarta entrega es la antítesis de lo que aquellas, especialmente la primera, significaron. Estamos ante un film correcto, que en líneas generales está bien rodado, y seguramente si no fuera heredero de la tradición de su carismático protagonista, y no estuviera firmado por un cineasta del talento de Spielberg, no sería criticado tan duramente. Pero es que El Reino de la Calavera de Cristal no es un film corriente, y por tanto, se le ha de exigir mucho más que al resto. El guión, firmado por David Koep pero basado en una idea de George Lucas, es francamente malo, en el que se mezclan tantos y tan diversos elementos que el resultado final es un batiburrillo ininteligible. Quizás ese sea el objeto de un guión en el cine de aventuras actual, y para que el público no se de cuenta del absoluto vacío de contenido, las escenas se suceden de una forma caótica y sin sentido. El primer fotograma de la película ya es una auténtica tomadura de pelo para los aficionados. Y los minutos que siguen, parecen de simple relleno (el asunto del anticomunismo ferviente en los Estados Unidos y las posibles consecuencias están metidos con calzador). Las escenas de acción no son más que las meras fantasmadas artificiales que pueblan el cine actual, entre las que se alternan algunas patochadas como ver a un sosísimo Shia LaBeouf ejerciendo de Tarzán de los monos saltando de liana en liana. Los actores mantienen el tipo a duras penas, aunque es lamentalbe ver a John Hurt que ha de pasarse todo el film haciendo de idiota. Sólo Cate Blanchett consigue aportar algo de seriedad y dignidad a su personaje (que tiene su miga).

Estamos ante una de las mayores decepciones de los últimos años, y es que da mucha pena ver a todo un icono de la cultura popular destrozado de esta manera. Pero es verdad que siempre nos quedará algo peor: que haya una quinta entrega de la ya desvirtuada saga.

Lo mejor: Cate Blanchett.
Lo peor: Destrozar el espíritu de Indiana Jones.
publicado por Francisco Bellón el 19 mayo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.