Neil Marshall vuelve a ofrecernos un producto no redondo, pero sí muy superior a lo que cabría esperar en primera instancia si es que uno acepta entrar en su juego, algo a lo que, por otro lado, ya nos tiene más que acostumbrados.

★★★☆☆ Buena

Doomsday

Dirigida por Neil Marshall, responsable de las más que curiosas The descent y Dog Soldiers, llega a nuestras carteleras el próximo 25 de julio Doomsday: el Día del Juicio.

Protagonizada por Rhona Mitra, Malcolm McDowell, Bob Hoskins, Alexander Siddig, Nora-Jane Noone, Sean Pertwee, Rick Warden, David O’Hara, Adrian Lester y Martin Compston, Doomsday nos sitúa en Gran Bretaña, en un futuro próximo. En el año 2007, una plaga mortal conocida como el virus Reaper, aniquiló a miles de personas, por lo que el gobierno británico evacuó a tantos supervivientes como puedo del área infectada para posteriormente levantar muros con el fin de prevenir el escape de los infectados. Treinta años después, el virus reaparece. El gobierno decide entonces enviar a un equipo de especialistas de élite, liderado por el Mayor Eden Sinclair, a la zona infectada para obtener una vacuna a cualquier precio. Apartados del resto del mundo, el equipo deberá luchar a través de un paisaje convertido en la peor pesadilla.

Las películas de Neil Marshall no suelen dejar a nadie indiferente y, si algo que debe reconocérsele al cineasta británico, es que consigue sacar un inusitado provecho de proyectos a priori no demasiado atractivos: sucedió con Dog Soldiers y sobretodo con The descent, dos productos que, al menos para un servidor, eluden en cierta manera las etiquetas preestablecidas.

Con Doomsday: el Día del Juicio, ocurre exactamente lo mismo.

La nueva película de Neil Marshal es, para qué engañarnos, básicamente una mezcla de títulos postacopcalípticos como 28 días después y Mad Max, pero con ciertos matices que la convierten en un producto muy a tener en cuenta: por un lado, nos encontramos con que los referentes a la película de Danny Boyle tan sólo sirven de planteamiento, no de grueso del metraje, para un entramado que evoca más bien a ese cine -eminentemente carpenteriano- de las décadas de los setenta y ochenta que podemos encontrar en títulos como 1997: rescate en Nueva York, Asalto a la comisaría del Distrito 13, The Warriors o la propia saga de Mad Max.

De este modo, la nueva propuesta de Neil Marshall transcurre por diferentes entreactos que evocan a muy diferentes títulos, desde los ya citados anteriormente, a referencias más o menos explícitas a películas tan dispares como Los caballeros de la moto, Aliens: el regreso o incluso El ejército de las Tinieblas, pasando por un homenaje en toda regla a El último Boy Scout. Más allá de dichos ecos nostálgicos, cabe decir que Doomsday mantiene un ritmo frenético aunque algo irregular en algunos momentos, donde el exceso en forma de serie B se erige como estandarte de la producción, con aisladas pero contundentes dosis de casquería conscientemente barata que concluye con una hilarante persecución final que entremezcla con sana gallardía Mad Max con Bullitt.

Por desgracia, Doomsday: el Día del Juicio falla, si bien no estrepitosamente, en el apartado interpretativo, donde tan sólo cabría destacar a un Bob Hoskins y a un Malcolm McDowell solventes pero casi anecdóticos, y donde debemos echarle en cara a su director la elección de una Rhona Mitra que empieza a recordarnos en exceso a su próximo papel de clon de Kate Beckinsale en la saga Underworld, a pesar de que su director trate en todo momento de convertirla en una heroína en la línea de Sarah Connor o Ripley.

Así pues, Neil Marshall vuelve a ofrecernos un producto no redondo, pero sí muy superior a lo que cabría esperar en primera instancia si es que uno acepta entrar en su juego, algo a lo que, por otro lado, ya nos tiene más que acostumbrados.
publicado por Oscar Martínez el 19 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.