The Mummy es la parodia – igualmente nostálgica – de un conjunto de referentes aglutinados con la eficacia de la mejor serie B.

★★★☆☆ Buena

La momia

Al debatir sobre la última película de Steven Spielberg interviene la película The Mummy (Stephen Sommers, 1999) como recurso fácil que establece la comparación de las temáticas y la supuesta afinidad de ámbitos. En realidad, el único factor común es la iconografía y la estética pulp, ya que "Indiana Jones IV", por encima del emotivo y brillante homenaje autoparódico, aspira (de forma fallida) a elevar su estatus a la categoría clásica desde una base subcultural. La cámara de Spielberg luce la precisión de un clásico, pero el desarrollo del argumento camina hacia un pastiche propio de la serie Z.

The Mummy es, directamente, un homenaje a los clichés del cine de aventuras que transmuta en parodia delirante sin otro propósito que entretener a espectadores de todas las edades, pues el estereotipo, mostrado con vena cómica y satírica, otorga la fluidez a un conjunto visual muy manido, pero no carente de ingenio a la hora de jugar con esos elementos. Pero su referente inmediato no es Indiana Jones, sino aquella delirante joya de Carpenter, Big trouble in little china, de la que copia la estructura, la temática y la comicidad, si bien es cierto que no tiene la carga desmitificadora de su precedente más fidedigno.

Lo cierto es que la mezcla de iconografías y temáticas, bajo la mano sobria de Stephen Sommers, resultó en un entretenimiento arrollador que aprovecha la mitología y la arquitectura egipcia para representar el mejor phantom escatológico.

Si "Indiana Jones IV" es la parodia sentimental de un icono específico y del homenaje a la subcultura (serie B y Z)con la caligrafía de los maestros del séptimo arte , The Mummy es la parodia – igualmente nostálgica – de un conjunto de referentes aglutinados con la eficacia de la mejor serie B.
publicado por José A. Peig el 29 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.