Nos encontramos ante todo un maestro del que, para el que escribe, cada estreno suyo es un acontecimiento.

★★★★☆ Muy Buena

Enemigos Públicos

No acierto a comprender como el nombre de Michael Mann no se encuentra inscrito ya en letras de oro. Dueño de una filmografía perfecta donde cada pieza demuestra un enorme talento en todos los sentidos. Junto a Ridley Scott creo que es el autor que mejor dota su obra dentro de los conductos técnicos. Tanto en Heat, Collateral, El último mohicano, clásicos modernos del cine reciente están revestidas con una fotografía sobresaliente, unas imágenes contundentes empleando las técnicas más avanzadas en el formato digital, maravillosas partituras donde incluso el vestuario se cuida hasta el más mínimo detalle.

Si a todo ello se le suma su siempre elegante dirección, la magistral dirección de actores que suele realizar nos encontramos ante todo un maestro del que para escribe cada estreno suyo es un acontecimiento.

Todas estas virtudes se reflejan en Enemigos Públicos una épica cinta basada en la novela de Bryan Burrough que narra con todo lujo de detalles la historia de Melvin Purvis el tenaz agente del FBI que en la América e los años 30 persiguió al famoso atracador de bancos John Dillingir y toda su banda. Un duelo de altura entre el Batman Bale y el Pirata del Caribe Depp acompañados por la ganadora del oscar por La vida en rosa Marion Cotillard.

Con muchas reminiscencias a Heat sobre todo en ese espectacular prologo que se muestra espectacularmente un atraco, la consiguiente fuga para adentrarse en la presentación de los dos rivales protagonistas. Todo ello con agilidad y endiablado ritmo. Los años 30 son representados convincentemente en unos decorados impresionantes y vestuario apropiado. Siguiendo los parámetros de Bonny And Clyde o al final de la escapada sobre todo en la máxima elevación del atracador que en realidad es el héroe de la historia, siendo el policía el menos simpático con una esencia más oscura. La manía de Hollywood de engrandecer a ciertos criminales le quita verosimilitud, de todas formas es una cinta que transpira buen hacer en todo su metraje siendo un elegante ejercicio de entretenimiento que no insulta la inteligencia del espectador condensando la épica, el amor, traición en otra lección de cine del gran Michael Mann.
Lo mejor: La representación de la época, el duelo de actores.
Lo peor: Vuelve a dejar al criminal como un héroe.
publicado por Andrés Pons el 13 julio, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.