Planet Terror se convierte en una verdadera experiencia, con un punto diferente… y sexy

★★★★★ Excelente

Planet Terror

Reconozco públicamente que Planet Terror es una de mis películas favoritas. Esa mezcla de humor, sangre, violencia y sexo es toda una experiencia que me hizo volver a amar el cine justo en el momento en el comenzaba a odiarlo. Aunque, al igual que confieso mi más puro amor por la película (y su protagonista), he de reconocer que a más de uno no le gustará. De hecho, cuando la vi en el cine fui el único que salió con una sonrisa de oreja a oreja. La gente murmuraba, se mofaba de ella, incluso hubo alguien que me se quejó de la calidad de imagen de la propia cine. Ay, pobre.

Detalles (sin importancia) aparte, centrémonos en la película. El comienzo, un tanto desconcertante, te sitúa y advierte que uno no puede tomarse en serio lo que está viendo, y prueba de ello es el falso y genial trailer de Machete. Aunque en realidad ya no es tan falso, puesto que ha terminado de rodarse la película de Machete tras verse la gran acogida de la gente a éste peculiar héroe y su disparatado tráiler.

Tras ello, comienza Planet Terror con una Rose McGowan que ha retomado con buen pie (chiste fácil) su carrera cinematográfica tras la serie Embrujadas. Empieza con un baile bastante excitante y quizás de los mejores que recuerde, la pantalla se tiñe de rojo al igual que un servidor que comienza a calentarse. Y la historia comienza. El argumento, sencillo dónde los haya: Una plaga de zombis inunda la ciudad, una gogó, un tipo que colecciona testículos (Sayid de Perdidos), una enfermera, un policía y un pistolero forman parte de la patrulla que intentará detener la plaga.

Absurda y divertida hasta decir basta. El tipo de la salsa barbacoa, hermano del policía, es genial. No hay diálogos cargantes ni momentos aburridos. Planet Terror es como un blockbuster pero a lo cutre y, por supuesto, con mucha más violencia y sexo, aunque lo interrumpan con el aviso de que falta el rollo (que momento más oportuno, oiga, el rollo me lo cortaron a mi). De los personajes destaco a Rose como musa del cine y su pata-metralleta que es genial se mire por donde se mire, y el cameo genial de Bruce Willis (porque no llega a ser un personaje en sí). El personaje de la enfermera también tiene su encanto aunque resulta un tanto desagradable lo de sus muñecas. Y si hablamos de cosas desagradables no me olvido de los genitales de Tarantino y su descomposición en primer plano. Manía tienen ultimamente por enseñarnos los huevos en pantalla, oiga.

Recalcar que junto a Planet Terror y, para completar la experiencia, se debería ver Death Proof del propio Tarantino, que, eso sí, a mí me pareció deleznable, aburrida e, incluso, una tomadura de pelo. Pero habrá a quién le guste. Planet Terror se convierte, en cambio, en una verdadera experiencia, con un punto diferente… y sexy, como diría el bueno de Adrien Brody con su vasito de Schweppes. Junto a obras como Sin City o Abierto hasta el Amanecer, Rodriguez se merece un puesto entre los grandes del cine actual. Obviando idas de olla como Spy Kids y similares. Of course.

Lo mejor: Rodriguez en estado puro
Lo peor: Que solo me guste a mí
publicado por Jesús Malpartida el 16 noviembre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.