No sorprende en nada y su extrema nobleza, la hace una película fastidiosamente predecible y aburrida.

★★☆☆☆ Mediocre

Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian

Después de una fortísima campaña de expectativa, se estrenó la segunda parte de las Crónicas de Narnia que en esta oportunidad nos trae un nuevo y jóven personaje llamado El Príncipe Caspian. Esta nueva versión está basada en el tercer libro del escritor C.S. Lewis que a su vez es el cuarto en la cronología de la historia y que fue publicado en el año 1951. Los libros sobre esta historia, después de la primera versión llevada a la pantalla gigante, han logrado vender más de 100,000 millones de copias y ha sido traducidos en unos 35 idiomas. A menos de un mes de haberse estrenado en Estados Unidos y en algunos otros países del mundo, esta cinta ha conseguido recaudar un poco más de los 200 millones de dólares.

En términos generales el público saldrá contento de disfrutar una película bastante familiar, bien infantil y que conserva el valor cristiano caracterísitico del libro, de su autor y de la productora Walden Media que tiene como lema llevar siempre un mensaje de tipo moral en todas sus producciones. Sin embargo, como aficionada a los films de aventuras debo decir que esta parte de las Crónicas de Narnia no me sorprendió en nada y más bien consiguió aburrirme. Esta película es supremamente noble, con escacez de ideas novedosas, con una falta de magia, emoción y carisma absoluto. Lejos de ser una historia entretenida se puede decir que su adaptación no es la mejor y como lo reconocen algunos de sus más asiduos fans, tiene un guión mal adaptado que por cumplir el metraje acostumbrado en este tipo de producciónes, alarga varios hechos que en el libro no son tan relevantes como en el caso de algunos enfrentamientos y la importancia que se le da en la cinta al persononaje Lord Sopespian interpretado por el mexicano Damián Alcázar que interpretó a Eliseo en la película colombiana Satanás que llega a la cartelera española el próximo 20 de Junio y quien además ha expresado a la prensa que con lo ganado en las Crónicas de Narnia, viajará y se radicará en Europa con su pareja e hijo por al menos ocho meses.

En cuanto a estructura narrativa, puedo decir que el ritmo es sostenido pero pasmosamente lento, Narnia tiene un buen inicio, un nudo demasiado alargado y un desenlace simple y esperado. La presencia del nuevo principe a pesar de su importancia en la historia, ni en los momentos más álgidos de la trama logra sobresalir. Defnitivamente el joven actor inglés Ben Barnes nunca logra conectarse con la cinta, ni logra clavarse en la mente de los espectadores que poco o nada lo recordarán y al final su papel es merecidamente opacado por personajes de reparto como el de Peter Dinklage quien interpreta a Trumpkin un enano que tras su “cara dura” esconde a un hombre sensible y tierno o a Sergio Castellito, un reconocido actor italiano quien interpreta al malvado Rey Miraz. Tampoco se salva la trama, escasa de factor sorpresa que la hace extremadamente predecible y cargada de varios clichés. Se rescata la fotografía que cuenta con unas paisajes naturales muy bellos y la actuación de los cuatro príncipes narnianos que a pesar de haber crecido un poco conservan intactos el espíritu infantil que caracteriza a esta película.

Lo mejor: La fotografía.
Lo peor: El guión, la historia.
publicado por Sandra Ríos el 10 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.