Una de las mejores películas de terror de todos los tiempos.

★☆☆☆☆ Pésima

Sexo en Nueva York

Junto a El increíble Hulk, el plato fuerte del próximo fin de semana es la adaptación cinematográfica de la popular serie de HBO Sexo en Nueva York, avalada por numerosos premios a lo largo de sus casi cien episodios.

Escrita y dirigida por Michael Patrick King, ya tras las cámaras en la serie original, la película cuenta con la participación de Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Cynthia Nixon, Kristin Davis, Chris Noth, Jennifer Hudson, Jason Lewis y Evan Handler entre otros.

En ella, Carrie Bradshaw, la columnista más deslumbrante del "New York Star", quien vuelve con su famoso ingenio totalmente intacto y más agudo que nunca para narrarnos su propia historia. Por su parte, Samantha , Charlotte y Miranda continúan viviendo al límite compaginando trabajo e intensas relaciones, mientras descubren los secretos de la maternidad, el matrimonio y los lujos de Manhattan.

Casi dos horas y media se prolonga la torura que supone el visonado de Sexo en Nueva York: la película, tanto para neófitos como para adoradores de la serie original, y es que nada queda de aquellos personajes creados por Darren Star -padre también de Sensación de vivir y Melrose placeen base a los caracteres de Candance Bushnell.

El ingenio, el humor, el sarcasmo y, por encima de todo, ese inequívoco perfil de un grupo de mujeres independientes en un mundo eminentemente de hombres en busca de una quimérica felicidad sucumben ante la comedia romántica barata que se alterna puntualmente con gags zafios más propios del cine teenager más estúpido. Si la serie original, ya fuera por sus desinhibidos diálogos o por su abiertoprofeminismo, podía llegar a incomodar a buena parte del espectador masculino medio, Sexo en Nueva York: la película logra abochornar a ambos sexos por igual, en una suerte de paralelismo chabacano de la fábula de Cenicienta que, en realidad, se encuentra más cerca del prototipo Barbie.

El glamour se transforma en esnobismo y tediosos desfiles a cargo de Sarah Jessica Parker, y las vicisitudes del amor en tópicos relamidos que se repiten y mastican hasta niveles que pueden llegar llegar a insultar la inteligencia del espectador, mientras que su mordaz diatriba vaginal desaparece por completo para alternar la palabra polla del mismo modo que una película de Tarantino o Guy Pearce (con todos mis respetos) lo haría con Fuck.

No se trata de que a uno le guste o no la serie original, pues Sexo en Nueva York: la película derrumba uno por uno todos los (de)méritos de su propuesta original para transmutarse en un vácuo entretenimiento recubierto de alhajas que se alarga hasta la extenuación. No busquéis diálogos inteligentes, no busquéis ese punto de vista diferente y novedoso que hacía de la serie algo original, pues tan sólo encontraréis el último capítulo doble de una telenovela de sobremesa engalanada de Prada y Versace.

Infumable, se mire por donde se mire.
publicado por Oscar Martínez el 12 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.