El Increíble Hulk es lo que promete: un torrente de adrenalina y acción a diestro y siniestro que no deja ni un segundo de respiro, aunque sin agobiar al espectador.

★★☆☆☆ Mediocre

El increíble Hulk

Tras el monumental éxito logrado con Iron Man, nos llega El Increíble Hulk, la segunda apuesta de la Marvel como productora cinematográfica independiente. No es de extrañar que se hayan hartado de ver cómo otros estudios destrozaban impunemente sus cómics, algo que seguramente llevó en más de una ocasión a Stan Lee a una situación parecida a la de Bruce Banner: verde de ira y arrancándose la camisa a bocados si fuera preciso.

Este nuevo film sobre la Masa (traducción literal de Hulk) pretende alcanzar unas cotas más elevadas, al menos en lo que a taquilla se refiere, que el dirigido por Ang Lee hace cinco años, aunque de momento el objetivo no se ha cumplido. La cinta de Leterrier tiene asimismo el problema del ejemplo tan cercano de Iron Man, que tan buen sabor de boca dejó entre los aficionados. Las comparaciones no siempre son odiosas, y ésta es una excepcional piedra de toque para El Increíble Hulk, de la que tampoco sale muy bien parado. Sin embargo, la película es honesta consigo misma y con su audiencia, al no aspirar sino a entretener, y ofreciendo lo que promete: acción a raudales y secuencias espectaculares. Pero se trata de una acción que, como en el caso de Iron Man, no hace daño al espectador, no lo marea ni lo agobia con extrañas piruetas de cámara ni desmesurados efectos digitales. La historia transcurre a buen ritmo, y en ningún momento, ni siquiera en las secuencias emocionales, se hace pesada o aburre (menos mal que a Norton no le dejaron salirse con la suya en su idea de hacer un metraje más amplio). Leterrier introduce algo de humor (como siempre, el cameo de Stan Lee es de lo mejorcito) a raíz de la aparición del personaje de una correcta Liv Tyler, aunque se habría agradecido algunas cosas no tan obvias y facilonas. Por su parte, Edward Norton (al que han eliminado de mala manera de los títulos de crédito del guión), Tim Roth y William Hurt cumplen sobradamente con lo que se espera de ellos.

El Increíble Hulk es lo que promete: un torrente de adrenalina y acción a diestro y siniestro que no deja ni un segundo de respiro, aunque sin agobiar al espectador. Eso, y la presencia de Edward Norton, Tim Roth y William Hurt son los principales atractivos de una película cuya única pretensión es hacer pasar al espectador un rato entretenido.

Lo mejor: No tiene más pretensiones que entretener.
Lo peor: Que no tiene más pretensiones que el mero entretenimiento.
publicado por Francisco Bellón el 20 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.