Es una película entretenida que a ratos nos recuerda de buena forma la serie que lo hizo famoso, pero se combina con apartes del comic que por perfecto que parezca no resultó así.

★★★☆☆ Buena

El increíble Hulk

El Increíble Hulk tiene a su favor el hecho de querer evocar la serie de los años 80 por la que la gran mayoría conocimos y recordamos a este hombre verde. A decir verdad considero que esta es la principal razón por la que muchos nos animemos a verla después del fracaso de la primera versión que a diferencia de otras historias a tenido el rechazo de cierto tipo de público por la recreación de Hulk en computador debido al gran éxito obtenido con la serie que resultó  muy adelantada para su tiempo y en la que lograron un super héroe de carne y hueso interpretado por Lou Ferrigno que nada tiene que envidiarle a sus sucesores computarizados. 

Esta película es sin duda una historia interesante porque este personaje independientemente a quien está detrás de el; es decir, por sí solo, brinda muchos matices y es original sencillamente porque este héroe es el alter ego de un hombre que no escoge ser en lo que se convierte. El a fuerza de su voluntad se transforma en un ente con una furia y poder desmedido. Esta película más que una reenvinción como lo ha señalado la producción es la creación de un nuevo capítulo que intenta reinvidicar esta historia en el cine y que al final sea del agrado tanto de los fans de la serie como los fieles seguidores del comic. Otras de las cosas que motiva a ver esta película es la presencia de Edward Norton, que estuvo supeditada no solo a la actuación del personaje central, Bruce Banner, sino también al derecho de aportar en todos los niveles de la cinta incluyendo el guión, según lo ha confesado en diversas entrevistas. Norton sin lugar a dudas le aporta profundidad al personaje, carisma (como siempre lo hace) y emotividad a la historia especialmente al inicio que nos hace recordar de forma agradable el Bruce Banner interpretado por el desaparecido actor Bill Bixby. A esto podemos incluirle varios guiños que le hacen a sus fans como la participación de Lou Ferrigno en la voz de Hulk recordando una de las contadas veces que pronunció palabra en el comic, la palmada sónica, un cameo que hace Ferrigno, al igual que lo hace Tony Stark interpretado por Robert Downey Jr y Stan Lee como consumidor de jugo de guaraná entre otros.  

Esta combinación entre la serie y el comic por perfecta que parezca le trae problemas a esta cinta ya que podríamos decir que El Increíble Hulk está dividido en dos secciones basadas en lo mismo pero desligadas casi por completo, es como ver dos estilos de películas, la primera parte la veo complaciente con Norton y su grupo de trabajo incluído el director escogido Louis Leterrier (películas como Danny el Perro, Transporter 1 y 2) y la segunda siguiendo las directrices propias y características de la Marvel. No necesariamente es algo con lo que se aburra el público, pero si es algo con lo que se falla en el ritmo y es la causa que la historia tan interesante, emocionante, intensa que se vive al principio y el nudo, pues decaiga. Sin embargo, si convence el Hulk y la Abominación creados, sobre todo por la manera como lo exponen ante cámaras pues lo podemos ver con claridad y se le puede apreciar muchos detalles, no hay efectos exagerados sobre él, no hay brumas, ni nada oscuro que se interponga entre este personaje y los espectadores lo que no ocurrió en Transformers.

El último fallo para reseñar de esta cinta es la irreal e inexplicable travesía de Banner entre Brasil y su regreso a Estados Unidos. En cuestión de horas Hulk, por muy monstruo que sea, recorre unas distancias gigantescas de un país a otro. De Brasil pasa a un país centro americano, dos países separados por selvas espesas, por el mar caribe y por grandes y poblados países como Colombia, Venezuela, Panamá y Costa Rica.

Lo mejor: El inicio, parte del nudo, efectos especiales.
Lo peor: La estructura narrativa.
publicado por Sandra Ríos el 25 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.