Una película muy entretenida que logra mantener la esencia del personaje, con una buena dosis de acción, buenas actuaciones, y espectaculares efectos especiales. Un renovado inicio para un personaje que lo estaba necesitando.

★★★★☆ Muy Buena

El increíble Hulk

Probablemente, Hulk sea un personaje al que se conoce mucho mas por aquella famosa serie de televisión de fines de los 70’s protagonizada por Bill Bixby y Lou Ferrigno (principalmente la gente de mi generación), que por haber leído el cómic.
Por esto, quizás, haya sido que cuando se estrenó su primera película, allá por el año 2003 y dirigida por Ang Lee, el público quedó dividido entre aquellos pocos que quedaron conformes por haber visto un producto que resultó una correcta adaptación de la historia original, y aquellos tantos que quedaron decepcionados y casi enojados por encontrarse con una película que muy poco tenía que ver con aquellos recuerdos de la infancia.
Pues bien, casi me atrevería a asegurar que con esta última película del gigante verde, todos (o al menos la gran mayoría. Siempre va a haber algún quisquilloso hinchapelotas) van a quedar conformes y felices, ya que en una, a mi juicio, muy acertada decisión, en esta oportunidad han decidido darle a la historia y a los personajes un claro reinicio o, como mínimo, una generosa y merecida refrescada.
Obviamente, las circunstancias que llevaron al Dr. Bruce Banner a terminar convertido en Hulk no se han modificado en esencia (supongo que no hace falta que lo explique, pero por si hay algún marciano leyendo le resumo: durante un experimento el Dr. Banner recibe una sobredosis accidental de rayos Gamma que altera su estructura genética ocasionando que cuando se altera se convierta en un poderoso e irracional gigante verde) pero si, durante los títulos de apertura, se muestra la nueva secuencia de los hechos (que nada tienen que ver con lo que pasó en la anterior) como para dejar bien en claro desde el principio que esta película no tiene la intención de ser considerada como una continuación de la primera.
Desde ahí en adelante, esta nueva entrega de Hulk consigue capturar el espíritu de la serie, sin apartarse por ello de las características clásicas del cómic original, con lo cual se logra redondear un producto destinado a captar la atención de todos los públicos, sentando, además, los que será seguramente la base de una nueva saga de superhéroes (cosa que no podría hacerme mas feliz).
La historia nos muestra hoy a un Bruce Banner que vive de incógnito, alejado de todo, en un humilde rancho de una favela de Río de Janeiro, y que subsiste trabajando como personal de mantenimiento en una fábrica embotelladora de jugo de Guaraná (les juro que es cierto. Esto no lo inventé yo).
Allí, además de ganarse unos manguitos que le permiten vivir casi como un croto, puede mantenerse oculto y, a pesar de las limitaciones del lugar, proseguir también con su incansable investigación en búsqueda de un antídoto que le permita revertir el proceso que alteró sus genes y librarlo para siempre de eso que él considera una maldición, y que le saca canas verdes (JoJoJoJo ¡¡Que chistazo!! Soy un torbellino de ocurrencias).
Por fortuna, ya no está solo en esta tarea, sino que cuenta con la ayuda anónima de un científico en EEUU con quien se contacta por medio de un chat, y que le asegura esta cerca de poder volverlo a la normalidad.
Mientras tanto, lo único que ha logrado hacer Banner para mantener su existencia sin incidentes, es ejercitarse en técnicas de relajación y autocontrol, con las que evita alterarse o enfurecerse, transformarse y terminar rompiendo todo (Mas que nada porque con ese laburo de morondanga gana una miseria y no le alcanzaría para pagar todos los daños).
A pesar de ello, el ejército continúa tenazmente en su búsqueda, liderados por el general Thaddeus Ross (el padre de su ex novia Betty, o sea, su ex-suegro), quien lo considera únicamente como un proyecto militar fugado, y que está obsesionado con capturarlo para explotar el poder Gamma latente en él y convertirlo en un arma.
Además el General no lo quiere porque el flaco le pistoleó a la hija, porque como científico gana una miseria, y porque un día fue a la casa, le abrió la heladera y le tomó una cerveza sin permiso.
Luego de meses de pinchaduras de líneaas telefónicas, de hackeo de mails y de soborno de vecinas chusmas, fue por un incidente fortuito que el ejército descubre el escondite de Banner y de inmediato se dirige a buscarlo.
Para llevar a cabo esta peligrosa misión, y conociendo el poder que encierra Banner, Ross hace traer de Rusia al ex-agente de la KGB Emil Blonsky, miembro de una fuerza de elite, soldado ejemplar y guerrero incansable (es un enano sin cogote que si lo ves nos das dos pesos, pero parece que es mas peligroso que Rambo pasado de paco) y lo pone al mando de un escuadrón especial.
Al encontrarse con Banner se arma un flor de cachengue, el cual termina obviamente con Banner medio acorralado repitiendo su famosa frase "Eu noi sou eu cuandu me noju ¿Capisce?" (No hablaba muy bien el portugués el muchacho), enojándose porque no le dan bola y se le cagan de risa, y desencadenando la primera y esperada aparición de Hulk.
Por supuesto, a partir de esto la misión fracasa estrepitosamente (sino sería una película corta y sin gracia), el escuadrón de elite queda reducido a un montón de tipos todos machucados, y Hulk se escapa haciendo pasito de murga (en realidad sambando, porque estaba en Brasil), pero, mas allá de eso, lo mas importante que deja este encuentro es una enfermiza obsesión en el capitán Blonski por saber todo acerca de esa misteriosa criatura y unas ansias incontenibles de obtener ese poder para si mismo.
En tanto, aceptando que sus intentos por permanecer alejado de los incidentes no podrían prosperar por mucho tiempo, Banner decide volver a EEUU, para conocer al científico que lo había estado ayudando, y ver si de una vez y para siempre consigue librarse de esa fuerza incontrolable que duerme dentro de él.
La película en si, tiene un desarrollo bastante mas dinámico y llevadero que la primera ya que, a diferencia de aquella, se enfoca mas en la lucha de Banner por deshacerse de su furioso Alter Ego que en sus conflictos psicológicos y familiares.
Tiene muy buenas escenas de acción, con un despliegue de efectos especiales muy realistas que se completan con efectos de sonido realmente espectaculares (la escena de la batalla del campus con el ejército es fantástica).
En cuanto al diseño del personaje de Hulk, desde la fisonomía hasta la calidad de los efectos, creo que esta versión es claramente superior a la otra.
En la primer película la criatura era una enorme masa verde, a veces poco definida, de movimientos algo toscos, y con la cara de "Locomotora" Castro; mientras que aquí se han basado definitivamente en la caracterización original de los cómics, se nota un trabajo muy cuidado en los detalles de la musculatura corporal, se oscureció la tonalidad de la piel, se definieron mejor las formas y las texturas al igual que el realismo y la dinámica de los movimientos, y la cara, por suerte, es la cara de Hulk.
El papel de Bruce Banner estuvo a cargo de Edward Norton, quien, si bien no lo contará entre sus mejores trabajos, logra llevarlo adelante sin fallas, otorgándole profundidad a la dicotomía del aspecto frágil del hombre, en contraste con el poderío de la criatura.
Lo acompañan la herrrrrrrrmosísima Liv Tyler como Betty Ross, Tim Roth como Emil Blonsky, William Hurt como el General Thaddeus Ross y Blake Nelson como Samuel Blake.
Por supuesto que también hay que mencionar que hacen sus pequeños cameos Stan Lee (que cada vez le va tomando mas el gusto) y Lou Ferrigno. Además se muestra una escena en un televisor donde aparece Bill Bixby como homenaje (No hizo el cameo por el pequeño detalle de que se murió y no daba para ponerlo).
La película fue dirigida por Louis Leterrier quien ha dirigido con anterioridad cosas como "El Transportador 2", y que con este trabajo se anota otro poroto.

Calificación: 4 Renegados verdes y furiosos (Muy buena. Una película muy entretenida que logra mantener la esencia del personaje, con una buena dosis de acción, buenas actuaciones, y espectaculares efectos especiales. Un renovado inicio para un personaje que lo estaba necesitando).

Recomendaciones: Si a Ud. le gustó la primera, vaya. Esta le tiene que gustar mas.
Si a Ud. no le gustó la primera, vaya igual, que esta seguro que lo convence.
Si a Ud. le gustan las películas basadas en cómics, vaya y preste atención la última escena antes de los títulos. Se va a poner tan feliz como yo.
Si a Ud. no le gustan los cómics, ya le dije que no lo quiero ver mas por acá porque es una persona horrible y amarga. Váyase o le largo a los perros.
Lo mejor: La renovada estética de Hulk
Lo peor: Que la tuve que ver doblada al castellano
publicado por Renegado el 27 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.