Otra excelente historia de violencia, otra muestra que los relatos de mafiosos aún pueden ser originales y fascinantes, si se tiene un particular cuidado por los personajes y por lo que se quiere contar, más allá de la historia en sí.

★★★★★ Excelente

Promesas del Este

Analizando la carrera de David Cronenberg, salta a la vista cómo fue virando desde películas de corte fantástico y de terror, a relatos más compactos, complejos, y contenidos, sin dejar de lado su particular mirada sobre la ambigüedad de las personas. Su película anterior, Una historia de violencia, consiguió volver a colocar a Cronenberg en la vereda del éxito y del elogio de la crítica, y en este caso, vuelve sobre sus propios pasos, con un relato diferente pero en estructura similar a aquella película. En este caso, el personaje de Viggo Mortensen desde el inicio se plantea como un ser oscuro, un hombre que se escuda en su rol de chofer personal, para cumplir con su trabajo como asesino de la mafia rusa, e ir escalando posiciones. Un ser con pocos escrúpulos, que se encuentra con una enfermera desesperada por averiguar la historia de una joven que muere al dar a luz, y a partir de ese encuentro, comienza lentamente a caer la armadura que protege a Nikolai (Mortensen), de los sentimientos humanos.

Quienes comparen estas dos últimas películas de Cronenberg, encontrarán en principio, la misma estructura, una historia sencilla, que avanza lentamente y estalla ocasionalmente (la pelea de Mortensen con William Hurt, en Una historia de violencia, el enfrentamiento de Mortensen con los dos matones en el sauna, en Promesas del este), no solo a través de la violencia, sino también a través del sexo (con su mujer en aquella, con una prostituta ucraniana en esta). Esos arranques, junto con la interpretación, cada vez más precisa y contundente, de Mortensen, son lo que más evidencia que Promesas del este es una suerte de continuación temática (la violencia como constitución de la personalidad del protagonista y como eje de la historia) y estilística de Una historia de violencia. Promesas del este, con estupendas actuaciones, no solo de Mortensen, sino también de Naomi Watts, y de un desquiciado Vincent Cassel, es otra excelente historia de violencia, otra muestra que los relatos de mafiosos aún pueden ser originales y fascinantes, si se tiene un particular cuidado por los personajes y por lo que se quiere contar, más allá de la historia en sí. Cronenberg, lejos de repetirse, busca siempre afinar su lápiz, y en este caso, logra sacarle bastante punta a un estilo fino, sutil y rotundo a la vez.

publicado por Leo A.Senderovsky el 28 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.