Una rareza envuelta en obra de arte, bellamente filmada a pesar de su condición salvaje.

★★★★☆ Muy Buena

Femina Ridens

La Italia de los 60 y 70 en su máxima expresión de la explotación más salvaje, depravada, brutalmente mostrada ante una colección de bizarrismo ciertamente difícilmente de aceptar por un público actual. Recuerdo filmes como la mujer el hombre y la bestia o las salidas de tono de PASSOLINI sobre todo con salo.

A finales de los sesenta de la mano del desconocido PIERO SHIVAZAPPA llegaba una de las explotaciones sexuales más extremas con FEMINA RIDENS, aunque después el realizador tuvo una carrera anodina en la televisión. Destacando títulos como un amor americano, la señora de la noche.

Protagonizada por el mito viviente PHILIPPE LEROY al que vimos hace poco en la TERZA MADRE de ARGENTO y la sex simbol de la época DAGMAR LASSANDER que trabajó en España con la comedia Niñas al salón.

Digamos que si hoy en día se estrenara este filme, tendríamos al día siguiente un grupo de feministas pidiendo las partes nobles del director. Sin duda los tiempos han cambiado bastante. Se nos presenta un conglomerado del sado enfermizo en humillaciones sobre el sexo femenino que es tratado de una forma cruel en un guión tan brutal como brillante en la tensión entre los dos personajes principales. Una guerra psicológica entre dos mentes enfermas, mostrada en una fotografía sublime de diversos tonos, la música hipnótica ayuda en ese descenso infernal de la condición humana.

Dos protagonistas excelentes que son capaces de cargar sobre sus espaldas con la trama marciana y Psicotrópica. Una rareza envuelta en obra de arte, bellamente filmada a pesar de su condición salvaje. Cine sin condimentos ni dobleces, directo al estomago.
Lo mejor: Todo.
Lo peor: Un retrato de la mujer donde sale muy mal parada.
publicado por Andrés Pons el 5 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.