Sweeney Todd es sobretodo una película de villanos tocadísimos del ala. Una historia sobre venganza, locura y sangre al ritmo de las fabulosas canciones de Stephen Sondheim.

★★★★☆ Muy Buena

Sweeney Todd

¿Por qué me gustan tanto los musicales? ¿Por qué a veces soy tan imparcial con ellos? Quizá porque me parezca el mayor exponente de lo que se puede hacer en el séptimo arte, ya que explota al máximo el talento y la fuerza de todos los engranajes que se tienen que mover para completar una película.

Qué sé yo. El caso es que me chiflan, aunque tenga que lamentar casos repugnantes como Dreamgirls.

Afortunadamente hoy no estoy escribiendo sobre un caso como aquél. Todo lo contrario. Tim Burton firma con gran estilo Sweeney Todd, donde parece haber recuperado la inspiración y las ganas de contar algo decente, y de forma decente (desde Sleepy Hollow que no levantó cabeza).

Sweeney Todd es sobretodo una película de villanos tocadísimos del ala. Una historia sobre venganza, locura y sangre al ritmo de las fabulosas canciones de Stephen Sondheim, donde apenas existe UN personaje que aún no ha sucumbido a lo más oscuro de uno mismo; y en la cual Tim Burton parece moverse como pez en el agua dirigiendo con su batuta a unos intérpretes que, más o menos, dan la talla.

La interpretación de Johnny Depp no está mal. Tiene algunas escenas buenas, pero leches, se pasa media película frunciendo el ceño, y no está como para nominarlo al Oscar, sinceramente. La que se lleva la palma para mi sorpresa (básicamente porque no la trago) es la "enchufá": la parienta de Burton, Helena Bonham Carter, que lo hace todo que da gusto, y me pregunto cómo es que no estuvo nominada a, al menos, mejor actriz de reparto.

El resto: Alan Rickman demuestra una vez más, al igual que el genialísimo Sacha Baron Cohen, por qué es uno de los mejores actores de la actualidad, aunque lo único que haga es poner cara de pocos amigos. Timothy Spall cumpliendo, como siempre (secundario recurrente), al igual que el par de tortolitos que quedan. Y ojo a Ed Sanders, interpretando a un adorablísimo (pero temible) Toby.

A pesar de durar dos horas, se me ha hecho cortísima. Algo que valoro, y eso que el ritmo es normalito, pese a que creo que a algún número le sobra metraje.

Como ya he dicho, Sweeney Todd es una peli donde los protas son LOS MALOS, donde Tim Burton se permite alguna que otra excentricidad propia (los sueños de la señora Lovett), pero que POR FIN realiza un trabajo con personalidad propia y que no haya "cosas raras" de las suyas por puro marketing. Además, resulta gamberrísima, con un humor negro que me tuvo la mitad de la peli descojonándome (atentos al número posterior al MARAVILLOSO Epiphany), y muy, MUY macabra (si os afecta la sangre en las películas, definitivamente no os la recomiendo… porque la hay A LITROS). Macabramente maravillosa.

Es una lástima que termine tan de repente, sin finalizar la única trama que faltaba por finiquitar… pero a mí ya me bastó. Al menos al tito Tim le quedó un final poéticamente sangriento, y no el típico pasteloso que se iba previendo a medida que iba avanzando la película.

publicado por Rafa Delgado el 5 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.