Uno no puede más que sentarse a ver este tipo de comedias que nos vienen desde el otro lado del Canal de la Mancha y preguntarse por qué las islas están tan plagadas de cómicos brillantes, directores talentosos y actores profundos.

★★★★☆ Muy Buena

Zombies party

A veces me planteo si ciertos trabajadores de la industria cinematográfica están pagados por la competencia para hacer las cosas mal adrede. Gran parte de las veces se trata de los que diseñan los cartelones de las películas, como muy acertadamente comenta Ana en este post, pero sin duda, los que más se empeñan en provocar la aversión del potencial espectador para que no pise la sala de cine, son los que traducen los títulos de las películas.

Habíamos visto casi de todo. Los que hilan una combinación con un “letal” o un “fatal” tras cualquier otra palabra para dar la impresión de película de la tarde de Antena 3 (“Arma fatal” en vez de “Hot fuzz” o “Inmersión letal” en vez de “Into the blue”), los que se saltan a la torera lo que pueda opinar el creador sobre cómo llamar a su película y ponen los que ellos creen acertado (“Olvídate de mí” en vez de “Eternal sunshine of the spotless mind”) o los que optan por la lírica en vez de dejar un título simple que encima no tiene por qué traducirse (“El crepúsculo de los dioses” en vez de “Sunset boulevard”). Pero ésta es la primera vez que veo (corríjanme los cinéfilos) que alguien traduce un título en ingles, que parodia un género, por otro, también en inglés, que parodia el mismo género pero con mucha menos gracia y, como decía, dejando la impresión de peli mala donde las haya. Es el caso de “Shaun of the dead”, comedia británica que homenajea con mucha guasa el género de zombies, que parte del título del film de 1978 “Dawn of the dead” (“Amanecer de los muertos”) del zombilófilo George A. Romero y que es traducido por estos lares como “Zombies party”.

En fin, tras la rallada inicial que os he metido (si ya es difícil aguantarme cuando hablo de la peli en sí, ahora que me meto a analizar títulos habré perdido medio aforo), pasemos al meollo del asunto.

El director Edgar Wright y el cómico Simon Pegg son bastante conocidos en las islas británicas por la serie “Spaced”, que narra las alocadas andanzas de un dibujante de cómics y una escritora que tratan de decidir qué hacer con sus vidas y buscan nuevas y surrealistas formas de perder el tiempo inútilmente.

Con este currículo en su haber, no podía pasar mucho tiempo hasta que dieran el salto a la pantalla grande y ha sido con dos parodias a dos géneros muy concretos, el de la clásica “buddy movie” del cine de polis con “Arma fatal” y, como he dicho ya un montón de veces en el artículo, el género de zombies con la película que hoy comento.

Ha sido un placer descubrir esta obra que me pasó totalmente desapercibida en las pantallas de cine. Una locura que mezcla guiños a multitud de películas del cine de terror desde el más puro humor británico. Con diálogos memorables, una pareja protagonista surrealista, una pizca de comedia romántica y una producción intachable.

Uno no puede más que sentarse a ver este tipo de comedias que nos vienen desde el otro lado del Canal de la Mancha y preguntarse por qué las islas están tan plagadas de cómicos brillantes, directores talentosos y actores profundos. Supongo que el que la mayor parte del tiempo esté lloviendo provoca que la gente se quede en casa tranquilamente empapándose de buen cine.

Sé lo que estáis pensando los que habéis aguantado hasta el final del post: ¿más de media docena de párrafos y este tío tan sólo le dedica uno a la película? Esto es lo que os pasa por leer a un crítico de todo a 100. Quien quiera profundidad, que se compre el “Cahiers du cinema”.

Lo mejor: La escena en la que todo está patas arriba mientras el protagonista no se entera de nada es antológica.
Lo peor: Puede resultar pesada para el que no disfrute con el típico humor británico.
publicado por Heitor Pan el 11 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.