La perfección técnica, el no saber distinguir lo real de lo ficticio… Beowulf es, ante todo, un espectáculo visual

★★★☆☆ Buena

Beowulf

Me ha venido a la memoria la primera vez que vi Final Fantasy, me acuerdo que mi hermano me dijo: "no es técnicamente perfecta, pero dentro de unos años…" Y creo que Beowulf es ese futuro al que mi hermano se refería, la perfección técnica, el no saber distinguir lo real de lo ficticio, Beowulf es, ante todo, un espectáculo visual.

Aunque ésta no sea su única virtud también tiene defectos, y es que Zemeckis se empeña en mostrarnos cada poro de la piel como si fuera verdadero y se olvida (en cierta manera) de ofrecer más entretenimiento aparte del aspecto visual. A mi me ha gustado, pero es que yo me vuelvo loco con los efectos especiales de las películas, cuando están bien hechos claro. Sé que no es perfecta, incluso sé que puede llegar a aburrir, pero no puedo decirlo. Me lo prohíbo.

La película narra las hazañas de Beowulf, un héroe valiente, fuerte y vanidoso. Sus ansias por llegar al poder, su locura por el deseo carnal, le harán convertirse en el Rey que nunca quiso ser, y tendrá que enfrentarse con su destino, un destino que se labró a sí mismo con mentiras. Por tanto, nos narra la historia de un héroe atormentado, que puede con monstruos gigantes pero que se rinde con un simple beso.

La historia, para que negarlo, está muy bien, aunque no ha sido difícil escribirla ya que proviene de un poema épico de la antigüedad. Pero he vuelto a tener esa sensación de vacío que ya me ocurrió con Spiderman 3, es bastante difícil de explicar, pero sales del cine como si no hubiera pasado nada. Por lo que deduzco que a pesar de sus efectos especiales que me encandilan, la película no consigue transmitir sentimientos. Se dijo mucho de 300 en este aspecto, pero aquella me gustó, si tenía algo que contarme, tenía fuerza y expresaba algo. Con Beowulf ocurre todo lo contrario, la historia es buena, los efectos insuperables pero la tecnología en la que Zemeckis está empeñado últimamente, no consigue realizar lo que hubiera ocurrido si hubiera utilizado actores reales. Aunque sigo insistiendo: a mí me gusta.

Y me gusta a pesar de que también esté empeñado en ésta película en que casi todo lo que se ve se acerque a la pantalla, es decir, Zemeckis ha realizado esta película pensando más en la tecnolgía 3D que en los cines convencionales. Por lo que recomendaría que, si tenéis la oportunidad, ver la película en un Imax o similares, la experiencia será más satisfactoria. Pero, a pesar de todo esto, me niego a decir que es mala. Es como una regla autoimpuesta, me impido a mí mismo decirlo. Y es que merece la pena verla aunque sólo sea por su calidad visual, yo me sentí como un niño que mira un cuadro, le parece bonito, pero no lo entiende. No consigue transmitirme nada, ni siquiera sabia que iba a decir al escribir la crítica, pero es que aún sigo con la boca abierta, asombrado por su calidad técnica pese a lo poco que tenía que contarme. Quizás esa sea la auténtica esencia de Beowulf.

Lo mejor: El apartado visual, excepcional
Lo peor: La película no tiene
publicado por Jesús Malpartida el 14 noviembre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.