Imperdible. Una película extraordinaria, intensa, magníficamente realizada y que combina dramatismo, acción y una espectacularidad que honra el nombre del personaje, llevando a las películas de superhéroes a un nuevo nivel).

★★★★★ Excelente

El caballero oscuro (The Dark Knight)

En 2005, y gracias a todos los dioses del olimpo de los cómics, el director Christopher Nolan logró con "Batman begins" dar un nuevo inicio a la historia de uno de los héroes mas grandes, conocidos y admirados de todos los tiempos, y lo hizo con una fidelidad y un respeto por la mística y el espíritu del personaje tan admirables, que permitió que rápidamente pasaran al olvido los anteriores trabajos realizados por Tim Burton ("Batman" de 1989 y "Batman Returns" de 1992) y Joel Schumacher ("Batman Forever" de 1995 y la espantosa "Batman y Robin" de 1997).
Con esta nueva visión, se consiguió entonces darle a la historia del "hombre murciélago" un tinte mucho mas maduro, necesariamente menos caricaturesco y, por sobre todo, mucho mas afín a ese Batman "real" y sombrío que todos los fanáticos del cómic conocemos y estábamos deseosos de ver reflejado en la pantalla grande.
Esta segunda parte, "Batman: The Dark Knigth", afortunadamente no solo continúa en esa línea sino que, además, la supera, ofreciendo una película que por momentos resulta tan seria e impactante, que hace olvidar por completo que se trata de un trabajo basado en un cómic.
En la historia ha transcurrido ya un cierto tiempo desde aquellos acontecimientos provocados por el Espantapájaros (quien volverá por unos minutos solo para saludar), y muchas cosas han cambiado desde la irrupción del misterioso vigilante nocturno a quien llaman Batman.
A pesar de que su participación no es del todo aprobada por las fuerzas del orden, el mito del hombre murciélago ha ido creciendo a punto tal que ahora la sola mención de su nombre infunde el temor en aquellos que viven al margen de la ley.
De hecho, si un delincuente está cometiendo un ilícito, y alguien grita "¡¡Guarda que ahí viene el murciégalo!!" (son medio brutos para hablar en Gótica) el malviviente de inmediato desistirá y emprenderá la huida todo cagado y pidiendo perdón.
Esto, sumado a la eficacia de sus métodos y a que el traje tiene toda la onda, ha logrado que buena parte de la sociedad lo haya aceptado como el nuevo protector y justiciero de Ciudad Gótica, y le ha conseguido, además, una sólida alianza con el agente James Gordon, quizás uno de los pocos hombres de la ley honestos que quedan en la ciudad, uniéndose ambos en una incansable lucha por acabar con la corrupción, la delincuencia, los malabaristas de los semáforos y, en especial, con las mafias que reinan en el sórdido submundo criminal.
Sin embargo, el hecho de crear una leyenda tan de repente, también ha trastocado ciertos aspectos de la psicología colectiva de la comunidad, y ha causado el surgimiento de nuevos e inesperados actores para complicar aún mas la escena.
Por un lado han aparecido grupos de imitadores de Batman (con disfraz y todo. Serían como un Baticlub de Fans) que intentan su propia lucha contra el crimen, sin demasiados resultados y mayormente poniendo sus propias vidas en peligro (y además haciéndolo quedar como el culo ya que son unos Batmans medio gordos, que usan escopetas y no pegan una. Una truchada. Yo que Batman les hacía juicio).
Por otra parte, y como había quedado sugerido en el final de la primer entrega, la aparición del "caballero enmascarado" también ha subido la escala en el mundo del hampa, y ha propiciado el nacimiento de nuevos y cada vez mas peligrosos y extraños enemigos.
El mas extravagante de ellos será el Joker (Guasón para los de habla hispana), un psicópata violento y completamente demente cuya única misión es sembrar el caos y el terror en la sociedad, simplemente por el gusto y la diversión de hacerlo.
A este complicado escenario se sumará luego Harvey Dent, un eficaz candidato a fiscal de distrito de trayectoria impecable e incalculables logros, cuya rectitud y devoción por la justicia y el orden lo han llevado a ser postulado como el nuevo héroe "sin máscara" de Ciudad Gótica, y quien, además, en el último tiempo ha estado manteniendo una relación que va mas allá de lo profesional con la abogada Rachel Dawes (que por si no lo recuerdan también anduvo chapando con Bruce Wayne en la primer película y conoce el secreto de su doble identidad).
Las cosas van a empezar a complicarse mas todavía cuando, debido al accionar constante y efectivo del "caballero de la noche", los mas grandes líderes de las mafias locales ven peligrar sus fortunas y su poder, y deciden unirse para ofrecer una gigantesca recompensa a quien logre quitarlo del medio.
Por supuesto, será el Joker el primero en acudir al llamado y convencerlos, mediante una muy explícita demostración, que él es el mejor candidato para cumplir con esa tarea.
Y a partir de allí, se desata lo que todos esperaban: la hecatombe, la debacle total.
Una seguidilla de hechos bochornosos de involucran a Batman, el Joker, Harvey Dent, James Gordon, Rachel Dawson, la policía, los mafiosos, unos japoneses, el torito Alfredo, un vendedor de panchos, el Batimovil, la Batimoto, el Batistuta, y los gatos que bailan en el batitubo del programa de Tinelli.
Así, la película atrapa desde el mismo inicio, y no da respiro en ningún momento.
Si bien en algunos tramos el dramatismo y los diálogos ganan la pantalla, no son mas que el preámbulo de lo que vendrá, y que será espectacular.
Las escenas de acción son magníficas y precisas, sin caer en la exageración desmedida y manteniendo siempre la tónica de lo que debe ser una historia de este tipo, sosteniéndose además con diálogos medidos, reveladores, y soberbiamente actuados.
El sonido es imponente, y logra complementar a la perfección el ambiente sombrío que rodea a los acontecimientos, lo cual junto a los efectos especiales y las excelentes caracterizaciones de los personajes logran, sin dudas, el objetivo de redondear un película extraordinaria y realista, que honra con creces el espíritu de la historia del hombre murciélago.
En cuanto a las actuaciones, Chistian Bale sigue demostrando que hasta el día de hoy es el mejor Bruce Wayne/Batman que ha dado la industria. Su trabajo es sólido y cuidado al detalle, con lo que logra un desdoble magnífico entre ambas personalidades, captando y transmitiendo a la perfección la sombría esencia del personaje.
Como siempre son excelentes las labores de Michael Caine como Alfred, Morgan Freeman como Lucius Fox, Gary Oldman como James Gordon, y a ellos se suma ahora Aaron Eckhart en su rol de Harvey Dent/Dos caras. Maggie Gyllenhaal es quien representa en esta oportunidad a Rachel Dawes, papel que en la primer parte estuvo a cargo de Katie Holmes (perdieron como en la guerra con el cambio, porque esta Maggie es tan fulera pobrecita) y que solo sirve para aportar el clásico clisé de la dama en peligro.
Y dejo para el final la mención especial para la magistral interpretación de Heath Ledger como el Joker, porque de calificarla solo le cabría una palabra: perfecta.
Ledger no interpretó al Joker; se convirtió en el Joker.
Su actuación es memorable, exquisita, impresionante.
Compuso un personaje verdaderamente tan perturbador como hipnotizante. Cuando aparece en pantalla no se puede dejar de mirarlo y de apreciar cada gesto y cada sonido.
Para todos los que somos fanáticos de la historia de Batman y sabemos quien es realmente el Joker, fue fantástico verlo cobrar vida en la pantalla. Realmente espectacular y, por momentos, emocionante.
Si antes de ver esta película se lamentó la pérdida de este joven y talentoso actor, luego de ver esta actución uno siente ganas de llorarlo de nuevo.
Simplemente, Ledger creó al mejor Joker de la historia (y si. Es mejor que el de Jack Nicholson y por lejos. Lo siento mucho).
Como mencioné al principio, esta película fue dirigida por el SEÑOR (con mayúsculas) Christopher Nolan, que se merece un aplauso, una medalla, una ovación de pie y mi gratitud eterna por esta joya.

Calificación: 5 Renegados contentísimos (Excelente. Imperdible. Una película extraordinaria, intensa, magníficamente realizada y que combina dramatismo, acción y una espectacularidad que honra el nombre del personaje, llevando a las películas de superhéroes a un nuevo nivel).
Lo mejor: Todo. En especial el magnífico Joker de Heath Ledger.
Lo peor: Saber que no volveremos a ver a ESE Joker nunca mas.
publicado por Renegado el 25 julio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.