Aquí no hay trampa ni cartón, desde un principio se ofrece lo que se espera del producto sin ambigüedades ni medias tintas en una celebración a la vuelta de los origines del género dorado de antaño.

★★★★☆ Muy Buena

El tren de las 3:10

JAMES MANGOLD es uno de esos artesanos de primerísimo categoría que pululan en el estamento cinematográfico actual. Sin ser un gran autor, si que se enfrenta a cualquier género con solvencia, deparando en la mayoría de los casos resultados muy aceptables. Terror o intriga en Identidad, Drama musican en la cuerda floja, cine negro en COPLAND y le llega el turno al WESTERN donde ya demuestra su sabiduría al rodearse de dos de los mejores actores de la actualidad.

 

El Gladiador RUSSELL CROWE y el BATMAN CHRISTIAN BALE en uno de esos dúos que echan chispa. Si vemos el filme original, es verdad que este casi es un calco, con diálogos muy parecidos y planos idénticos. Por suerte tiene grandes virtudes desde unos personajes bien definidos que vuelan por encima del arquetipo del género, hasta unas escenas de acción realizadas contundentemente. La fotografía, banda sonora, y dirección soberbias acompañando un conjunto de enorme entretenimiento y frescura en la mejor tradición del WESTERN de toda la vida. Es decir acción, tiroteos, buenos, malos, cínicos, peleas y persecuciones a caballo.

 

Pese a contar con un argumento nada novedoso, deudor no sólo de su primera versión, sino también de toda la herencia del género, Mangold sabe cómo hacer una película fascinante, llena de brillantes secuencias de acción, sublimes decorados y excelentes personajes, interpretados por actores en estado de gracia. Russell Crowe, en su mejor interpretación desde Master and commander, interpreta de manera magistral al forajido carismático, amable y encantador, pero forajido al fin y al cabo, mientras que Christian Bale (cada vez más memorable en sus interpretaciones) es el actor en la sombra, siempre al sevicio de Crowe, pero extraordinario como Dan Evans, un hombre en busca de una extraña redención. Asé, el "enfrentamiento" entre Wade y Evans y la extraña relación que les une queda en la memoria del espectador.

 

Nada que ver con aquel experimento llamado la muerte de BLLY el niño por el cobarde ROBERD FORD que bajo el disfraz de WESTERN se narraba una trama compleja entre dos personalidades contrapuestas. Aquí no hay trampa ni cartón, desde un principio se ofrece lo que se espera del producto sin ambigüedades ni medias tintas en una celebración a la vuelta de los origines del género dorado de antaño.

 

También reseñar a geniales secundarios como el protagonista de EASY READER PETER FONDA,  el visto hace poco en treinta días de oscuridad BEN FOSTER o la guapa GRETCHEN MOLD que hace poco interpretó a la mismísima BETTY PAGE.

 

Todo un conjunto de lujo que se complementan de maravilla con las estrellas principales. Muy recomendable.

Lo mejor: Todos los intérpretes.
Lo peor: No innova nada.
publicado por Andrés Pons el 1 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.