El Caballero Oscuro es algo más que una notabilísima película: representa otra forma de entender el cine de entretenimiento, una vía que ofrece un producto de calidad que no menosprecia al espectador.

★★★★☆ Muy Buena

El caballero oscuro (The Dark Knight)

Pocas campañas publicitarias han podido ser más brillantes, efectivas y tan deliberadamente evidentes que la orquestada por Warner con El Caballero Oscuro. Desviando la atención hacia los posibles récords que pudiera batir el film, la interpretación de Heath Ledger y la posibilidad de que le den un Oscar a título póstumo, Warner ha conseguido que el público tenga la respuesta de antemano a la gran pregunta: ¿estará a la altura del primer trabajo de Christopher Nolan al frente de la franquicia?

La respuesta es tan simple como directa, no. No, porque El Caballero Oscuro supera con creces a su predecesora en todos los aspectos. En Batman Begins, Nolan reinventó a un personaje que estaba en las últimas para el cine, y no sólo consiguió revitalizarlo, sino que aportó una nueva dimensión al género, dotándolo de una profundidad nunca vista hasta la fecha. Con esta segunda cinta, Christopher Nolan se supera a sí mismo ofreciendo un producto de una mayor calidad, tan carismático como oscuro, que no dejará indiferente a nadie. Todo en El Caballero Oscuro aparece en una mayor dimensión, aunque lo que más ha ganado con respecto al film anterior es indudablemente su guión. Los personajes evolucionan y crecen notablemente al estar mejor construidos y más cuidados: sus actos y motivaciones se vuelven más complejos, ganando la trama en dramatismo e intensidad. La dirección de Nolan vuelve a ser sencillamente magistral, con un sentido del ritmo extraordinario y una notable capacidad para lo visual, cuyo resultado son unas espectaculares escenas de acción que no agreden al espectador. La única pega que se le puede poner al conjunto es su excesivo metraje así como el montaje de algunas escenas, pero es comprensible puesto que había que añadir más material de Aaron Eckhart. Todos los actores firman unas interpretaciones de altura -lo habitual cuando contratas a buenos intérpretes-, incluido el fallecido Heath Ledger, cuya interpretación estará inevitablemente rodeada de un halo de misticismo exagerado. Sin dejar de ser muy notable su personificación de un personaje tan carismático y complejo como el Joker, la actuación de Ledger no alcanza las cotas que justifiquen todo lo que se ha escrito sobre ella.

El Caballero Oscuro es algo más que una notabilísima película: representa otra forma de entender el cine de entretenimiento, una vía que ofrece un producto de calidad que no menosprecia al espectador. Una senda que Christopher Nolan ha demostrado que además de ser la más acertada, también podía ser la más rentable económicamente.

Lo mejor: No sólo es una grandísima obra cinematográfica, sino que también aporta una nueva forma de entender el de entretenimiento
Lo peor: Por poner algún pero, se alarga demasiado
publicado por Francisco Bellón el 11 agosto, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.